Violeta Parra - LETRA DE CANCIONES

   


Nuestro Propósito  Mapa del sitio  Tener Presente A los lectores
 Novedades
 ¿Deseas publicar?   Apóyanos   Encuesta   Errores



 


A la una
Adiós que se va Segundo
Amigos tengo por cientos
Arauco tiene una pena (o Levántante Huenchullán)
Arranca arranca pericona
Ayúdame Valentina
21 Son los Dolores
Ay, Mi Palomo
Blanca Flor y Filomena
Brillo de Mar En tus Ojos
Canción Final
Cantores Que Reflexionan
Carrero Cachapecero
Casamiento de Negros
Corazón Maldito
La Cueca de Los Poetas
Cuecas del Libro
De Cuerpo Entero
Doña María, Le Ruego
Écoute Moi, Petit
El Albertío
El Amor
El Bergatin
El Chuico y la Damajuana
El Cielo Puede Esperar
El Compromiso
El Día de Tu Cumpleaños
El Diablo en el Paraíso
El Gavilán
El Guillatún
El Hijo Arrepentido
El Joven de Casarse
El Pueblo (o Paseaba el pueblo sus banderas rojas)
El Romero No lo Quiero
El Sacristán
En los Jardines Humanos
Entonces me Voy Volando (o Este mantelito blanco)
Epílogo
Es Imposible
Es Una Barca De Amores
Estaba Asuero una Tarde
Gracias a la Vida
Merci à la vie
Hace Falta un Guerrillero
Hasta Cuándo
Hijo Que Tiene a sus Padres
Huyendo Voy de tus Rabias
La Carta
La Cueca Larga de los Meneses
La Denuncia
La Esperanza
La Flor del Olvido (o Alegres Eran mis Ojos)
La Infancia
La Inhumana
La Jardinera
La Juana Rosa (Arréglate Juana Rosa)
La Lavandera
La Muerte
La Muerte con Anteojos
La Pericona
La Pericona se ha Muerto
La Petaquita
La Renuncia
Levántate, Huenchullan
Lo Que Más Quiero
Los Parientes
Los Santos Borrachos
LVII
LXIII
LXIII
LXIV
LXXVII
LXXXI
LXXXIII
Maldigo del Alto Cielo
Mazúrquica Modérnica
Me Gustan Los Estudiantes
Me Voy, Me Voy (o Si te Hallas Arrepentido)
Miren Cómo Sonríen
Niña Hechicera
No te Quiero Sino Porque te Quiero (o Te quiero sólo porque a ti te quiero)
Paloma Ausente
Paloma Ingrata
Parabienes al Revés
Pastelero a tus Pasteles
Pedro Urdemales
Por la Mañanita
Porqué los Pobres No Tienen
Por Que Sera, Dios del Cielo
Puerto Montt está Temblando
Pupila de Aguila
Que He Sacado con Quererte?
Qué Palabra te Dijera
Qué Pena Siente el Alma
Qué Tanto Será
Qué te Trae por Aquí
Quisiera Tener Cien Pesos
Rin del Angelito
Rodriguez y Recabarren
Run-Run Se Fue Pa'l Norte
Santiago, Penando Estás
Se Juntan Dos Palomitos
Según el favor del Viento
Siqueiro Prisionero
Sirilla Me Piden
Solitario Solo
Talento pa' Cantar
Todo Cambia
Tonada del Medio
Tonada por Ponderación
Tranquilo el Perro
Une Chilienne à Paris
Una Copla Me Ha Cantado
Una Naranja Me Dieron
Una Chilena en París
Ven Aca Regalo Mio
Verso por Desengaño
Verso por Despedida a Gabriela
Verso por la Niña Muerta
Violeta Ausente
Viva Dios Viva la Virgen
Volver a los 17
Y Arriba Quemando el Sol
Yo Canto a la Diferencia
Yo También Quiero Casarme
Yo Tenia en mi Jardin




A la una   

(Violeta Parra)

La vida a la una
a la una nací yo,
la vida y a las dos,
a las dos me bautizaron.

La vida y a las tres,
a las tres supe de amores,
la vida y a las cuatro,
a las cuatro me casaron.

La vida a la una,
a la una nací yo,
una, dos, tres y cuatro,
ay, ay, ay, cinco, seis, cero.

Así bailan la cueca
ay, ay, ay, los carpinteros,
una, dos, tres y cuatro,
ay, ay, ay, cinco, seis, cero.

Los carpinteros, sí,
ay, ay, ay, cinco, seis, siete,
así bailan la cueca
ay, ay, ay, los alcahuetes.

Los alcahuetes, sí,
ay, ay, ay, vamos en una,
esta es la cueca larga,
ay, ay, ay, de la ventura.

De la ventura, sí
ay, ay, ay, vamos en dos,
esta es la cueca larga
ay, ay, ay, de Juan de Dios.

De Juan de Dios, ay, sí,
ay, ay, ay, vamos en tres,
esta es la cueca larga
ay, ay, ay, de Juan Andrés,

De Juan Andrés, ay, sí
ay, ay, ay, vamos en cuatro,
esta es la cueca larga,
ay, ay, ay, de San Morajo.

De San Morajo, ay, sí,
ay, ay, ay, vamos en cinco,
esta es la cueca larga,
ay, ay, ay, de San Francisco.

De San Francisco, sí,
ay, ay, ay, vamos en seis,
esta es la cueca larga
ay, ay, ay, que bailó el rey.

Que bailó el rey, ay, sí,
ay, ay, ay, vamos en siete,
esta es la cueca larga
ay, ay, ay, de los pobretes.

De los pobretes, sí,
ay, ay, ay, vamos en ocho,
esta es la cueca larga,
ay, ay, ay, de los morochos.

De los morochos, sí,
ay, ay, ay, martes y jueves,
esta es la cueca larga,
ay, ay, ay, del diecinueve.

Cierto, martes y jueves,
ay, ay, ay, del diecinueve.

(1960-1963)

 

 Adiós que se va Segundo   

(Violeta Parra)


Adiós que se va Segundo
en un buque navegando,
las niñas que lo querían
casi se han muerto llorando.

Déjenlo que se vaya,
no lo sujeten,
déjenlo que navegue,
cinco o seis meses.

Cinco o seis meses, sí,
yo le escribiera,
pá decirle a Segundo
que se volviera.

Cierto yo le escribiera
que se volviera.

 

Amigos tengo por cientos   

(Violeta Parra)

Amigos tengo por cientos
para toda mi delicia
yo lo digo sin malicia
con verdadero contento
yo soy amiga del viento
que rige por las alturas
amiga de las honduras
con vueltas y torbellinos
amiga del aire fino
con toda su travesura.

Yo soy amiga del fuego
del astro más relumbrante
porque en el cielo arrogante
camina como su dueño
amiga soy del ruiseñor
relámpago de la luna
con toda su donosura
alumbra la más furiosa
y amiga de las frondosas
oscuridades nocturnas.

Amiga del solitario
lucero de la mañana
y de la brisa temprana
que brilla como el rosario
amiga del jardinario
del arco de las alianzas
amiga soy de confianza
de nubes y nubarrones
también de los arreboles
en todas las circunstancias.

Amiga soy de la lluvia
porque es un arpa cantora
de alambres y de bordonas
que tuntunean con furia
amiga de la centuria
de los espacios tesoros
y de los ecos sonoros
que guardan los granizales
amiga de los raudales
que entonan su lindo coro.

Amiga de la neblina
que ronda los horizontes
cordillerales y montes
con su presencia tan fina
la nieve por blanquecina
poblados y soledades
bonanzas y tempestades
son mis amigos sinceros
pero mi canto el primero
de todas mis amistades.

(1954-1957)

 

 Arauco tiene una pena (o Levántante Huenchullán)   

(Violeta Parra)


Arauco tiene una pena
que no la puedo callar,
son injusticias de siglos
que todos ven aplicar,
nadie le ha puesto remedio
pudiéndolo remediar.
Levántate, Huenchullán.

Un día llega de lejos
Huescufe conquistador,
buscando montañas de oro,
que el indio nunca buscó,
al indio le basta el oro
que le relumbra del sol.
Levántate, Curimón. .

Entonces corre la sangre,
no sabe el indio qué hacer,
le van a quitar su tierra,
la tiene que defender,
el indio se cae muerto,
y el afuerino de pie.
Levántate, Manquilef

Adónde se fue Lautaro
perdido en el cielo azul,
y el alma de Galvarino
se la llevó el viento Sur,
por eso pasan llorando
los cueros de su kultrún.
Levántate, pues, Callfull.

Del año mil cuatrocientos
que el indio afligido está,
a la sombra de su ruca
lo pueden ver lloriquear,
totora de cinco siglos
nunca se habrá de secar.
Levántate, Callupán.

Arauco tiene una pena
más negra que su chamal,
ya no son los españoles
los que les hacen llorar,
hoy son los propios chilenos
los que les quitan su pan.
Levántate, Pailahuán.

Ya rugen las votaciones,
se escuchan por no dejar,
pero el quejido del indio
¿por qué no se escuchará?
Aunque resuene en la tumba
la voz de Caupolicán,
levántate, Huenchullán.

(1960-1963)

 

Arranca arranca pericona   

(Violeta Parra)

Quién remara mi alma
con un chilote
y una damajuana, caramba,
dentro del bote.

Quién bailara, niña,
la pericona
pá hacerte un chilote, caramba,
su regalona.

Arranca, arranca, pericona
por la barranca.


Quién tocara digo
tu guitarrilla
y el fondo de tu alma, mi vida,
qué maravilla.

Por tu culpa tengo
los ojos tristes
y el corazón lleno, mi vida,
de cicatrices.

Quién pudiera darte
picaronazo,
por tu indiferencia, caramba,
dos chicotazos.

Quién supiera, mi alma,
hacer humita
pá hacerte un chilote, caramba
su señorita.

Si al dormir soñara
yo con mi dueño
pasara la vida, caramba,
en un solo sueño.

Que no tengo suerte
muy bien se sabe,
la escondió el destino, caramba,
con siete llaves.

Empecé cantando
por travesura,
terminé llorando, mi vida
por amargura.

(1964-1965)

 

Ayúdame Valentina   

(Violeta Parra)

Qué vamos a hacer con tantos
y tantos predicadores,
unos se valen de libros,
otros de bellas razones.
Algunos de cuentos varios,
milagros y apariciones
y algunos de la presencia,
de esqueletos y escorpiones
mamita mía.

Qué vamos a hacer con tanta
plegaria sobre nosotros,
que alega en todas las lenguas
de gloria y de esto y de lo otro.
De infiernos y paraísos,
de limbos y purgatorios,
edenes y vida eterna,
arcángeles y demonios
mamita mía.

Que sí, que adoren la imagen
de la señora María
que no se adore ninguna
señora ni señorita,
que sí, que no, que mañana,
que un viernes de amanecida,
que pa dentrar en la gloria,
dinero se necesita
mamita mía.

Se ve que no son muy limpios
los trigos en esta viña
y la cizaña pretende
comerse toda la espiga.
Poco le dice la forma
con que ha de clavar su espina
para chupar el más débil
qué diabla la sabandija
mamita mía.

Qué vamos a hacer con tanto
tratado del alto cielo,
ayúdame Valentina
ya que tú volaste lejos,
dime de una vez por todas
que arriba no hay tal mansión,
mañana la ha de fundar
el hombre con su razón,
mamita mía.

Qué vamos a hacer con tantos
embajadores de dioses,
me salen a cada paso
con sus colmillos feroces
apúrate Valentina
que aumentaron los pastores,
porque ya viene el derrumbe
del cuento de los sermones
mamita mía.

(1960-1963)

  

21 Son los Dolores  
Violeta Parra

Una vez que me asediaste
2 juramentos me hiciste
3 lagrimones vertiste
4 gemidos sacaste
5 minutos dudaste
6 mas porque no te vi
7 pedazos de mi
8 razones me aquejan
9 mentiras me alejan
10 que en tu boca senti.

11 cadenas me amarran
12 quieren desprenderme
13 podran detenerme
14 que me desgarran
15 perversos que embarran
mis 16 esperanzas
y 17 mudanzas
18 penas me dan
19 maduraran
20 mas que ella me alcanza.

21 son los dolores
por 22 pensamientos
me dan 23 tormentos
por 24 temores
25 picaflores
me dicen 26 veces
que 27 me ofrecen
28 de estos estambres
son 29 calambres
los 30 que me adolecen.

31 dias te ame
32 horas soñaba
33 minutos daba
no, 34 tal vez
35 yo escuche
36 junto a tu pecho
37 fue a mi lecho
38 de pasion
39 al corazon
40 amargo despecho.

 

Ay, Mi Palomo  
Violeta Parra

Yo cridé un palomo,caramba
sólo para mi recreo
Yo cridé un palomo,caramba
sólo para mi recreo
Me paso llorando, caramba
cuando no lo veo.

Ay, mi palomo
tanto que lo amé
Dejándome sola, caramba
se voló y se fue.
Dejándome sola, caramba
se voló y se fue.

El no come trigo, caramba
ni tampoco arroz
sólo se mantiene, caramba
con mi fino amor.

Ay, mi palomo
tanto que lo amé
Dejándome sola, caramba
se voló y se fue.
Dejándome sola, caramba
se voló y se fue.

Me subo al cerrito, caramba
por verlo pasar
lo tapa una nube, caramba
me pongo a llorar.

Ay, mi palomo
tanto que lo amé
Dejándome sola, caramba
se voló y se fue.
Dejándome sola, caramba
se voló y se fue.


Blanca Flor y Filomena  
Violeta Parra

Estaba la mor estaba
entre la paz y la guerra
con sus dos hijas querias
Blanca Flor y Filumena.
Con sus dos hijas querias
Blanca Flor y Filumena.

El Duque Don Bernardino
se enamoro de una de ellas,
se caso con Blanca Flor
y pena por Filumena.
Se caso con Blanca Flor
y pena por Filumena.

Y despues que se caso
se la llevo a lejas tierras,
cumplÌo los nueve meses
volvio a casa de su suegra.
CumplÌo los nueve meses
volvio a casa de su suegra.

Buenos dias tenga maire
muy buenos hijo los tenga,
como quedo Blanca Flor?
en vispera parir quea
y le manda a suplicar
que le empreste a Filumena.

Como la has de llevar hijo
siendo muchacha doncella,
yo la llevare señora
como prenda suya y nuestra,
Yo la llevare señora
como prenda suya y nuestra.

Toma muchacha esta llave
abre ese cofre dorao
y ponte el mejor vestio
pa que vai con tu cuñao.
Y ponte el mejor vestio
pa que vai con tu cuñao.

El Duque don Bernardino
al anca se la llevo
y en el medio del camino
su pecho le descubrio
despues de cumplir su gusto
la lengua se la corto.

Con la sangre de su lengua
ella una carta escribio
a un pastor que va pasando
que por señal lo llamo.
A un pastor que va pasando
que por señal lo llamo.

Toma pastor esta carta
llevasela a Blanca Flor.
Blanca Flor de que la habido
con el susto mal pario.
Blanca Flor de que la habido
con el susto mal pario.

El Duque don Bernardino
a un peñazco se arrimo,
que lo hizo diez mil peazos
y el diablo se lo llevo.
Que lo hizo diez mil peazos
y el diablo se lo llevo.

 

Brillo de Mar En tus Ojos   
Violeta Parra

Brillo de mar en tus ojos,
eco de arroyo en tu voz,
romero seco tu pelo,
nadie me diga que no.

A tus pupilas de ángel
Rindo yo veneración ;
Doy por ellas lo que tengo
y todo lo que yo soy.

Tu nombre, con la pureza del nardo,
prendido en mi pensamiento está
cantando quiero llegar a tu alma,
y luego decirte adiós.

 

Canción Final   
(Violeta Parra - Luis Advis)

Me falta la compresión
para explicar el grandioso
momento tan venturoso
que dentra por mi razón.
Se embarga mi corazón
en este siglo moderno
veo que aflojan los cuernos,
los toros quedan sin astas
y el pueblo diciendo basta
pa'l pobre ya los infiernos.
América aquí presente
con sus hermanos de clase
que empiece la fiesta grande
de corazones ardientes.
Se abracen los continentes
por este momento cumbre
que surja una perdidumbre
de lágrimas de alegría.
Se baile y cante a porfía
se acaben las pesadumbres.
Entremos en la columna
humana de este desfile.
Miles y miles de miles
de voces fundida en una.
De todas partes los hurra,
aquí todos son hermanos
y así estarán: de la mano
como formando cadena
porque la sangre en las venas
fluirá de amor sobrehumano.
Todo estará en armonía
el pan con el instrumento
el beso y el pensamiento
la pena con la alegría
la música se desliza
como cariño de madre
que se embelezcan los aires
desparramando esperanzas.
El pueblo tendrá mudanza
lo digo con gran donaire.
 


Cantores Que Reflexionan  
Violeta Parra

En la prisión de la ansiedad
medita un astro en alta voz
gime y se agita como león
como queriéndose escapar
¿de dónde viene su corcel
con ese brillo abrumador?
parece falso el arrebol
que se desprende de su ser
viene del reino de Satán
toda su sangre respondió
quemas el árbol del amor
dejas cenizas al pasar.

Va prisionero del placer
y siervo de la vanidad
busca la luz de la verdad
más la mentira está a sus pies
Gloria le tiende terca red
y le aprisiona el corazón
en los silencios de tu voz
que se va ahogando sin querer
la candileja artificial
te ha encandilado la razón
dale tu mano, amigo sol
en su tremenda oscuridad.

Qué es lo que canta digo yo
no lo consigue responder
vana es la abeja sin su miel
vana la voz sin segador
¿Es el dinero alguna luz
para los ojos que no ven?
treinta denarios y una cruz
responde el eco de Israel
¿de dónde viene tu mentir
y adónde empieza tu verdad?
parece broma tu mirar
llanto parece tu reír.

Y su conciencia dijo al fin
cántele al hombre en su dolor
en su miseria y su sudor
y en su motivo de existir.

Cuando del fondo de su ser
entendimiento así le habló
un vino nuevo le endulzó
las amarguras de su hiel
hoy es su canto un azadón
que le abre surcos al vivir
a la justicia en su raíz
y a los raudales de su voz
en su divina comprensión
luces brotaban del cantor.


Carrero Cachapecero  
Violeta Parra

Carrero cachapecero
de melena larga y bella
antes que salga el lucero
te despiertan las estrellas

Te diriges al corral
para tus bueyes uncir
y te vas a trabajar
la ley del pobre al cumplir.

Si tu sombrero capí
de lona es tu chiripa
si negra es la canillera
la alpargata rota está.

Siempre siguiendo la huella
hasta llegar donde esté
tu meta que es la planchada
descargar tu cachapé.

Yo carrero que trabajo
para cumplir mi destino
llevo pesados rollizos
para sacar el tanino.

Yo conozco todo el Chaco
nadie se acuerda de mí
mi consuelo es beber caña
y cantar en guaraní.


Casamiento de Negros  
Violeta Parra

Se ha formado un casamiento
Todo cubierto de negro
Negros novios y padrinos
Negros cuñados y suegros
Y el cura que los casó
Era de los mismos negros.

Cuando empezaron la fiesta
Pusieron un mantel negro

Luego llegaron al postre
Se sirvieron higos secos
Y se fueron a acostar
Debajo de un cielo negro.

Y allí están las dos cabezas
De la negra con el negro
Amanecieron con frío
Tuvieron que prender fuego
Carbón trajo la negrita
Carbón que también es negro.


Algo le duele a la negra
Vino el médico del pueblo

Recetó emplasto de barro
Pero del barro más negro
Que le dieran a la negra
Zumo de maqui de cerro.


Ya se murió la negrita
Que pena pal pobre negro

La echó dentro de un cajón
Cajón pintado de negro
No prendieron ni una vela
Ay, qué velorio más negro.

 

Corazón Maldito  
(1964-1965)
Violeta Parra

Corazón, contesta
por qué palpitas, sí, por qué palpitas
como una campana
que se encabrita, sí, que se encabrita.
Por qué palpitas?

No ves que la noche
la paso en vela, sí, la paso en vela
como eI mar violento
la carabela, sí, la carabela?
Tú me desvelas.

Cuál es mi pecado
pa' maltratarme, sí, pa' maltratarme
como el prisionero
por los gendarmes, sí por los gendarmes?
Quieres matarme.

Pero a ti te ocultan
duras paredes, sí, duras paredes
y mi sangre oprimes
entre tus redes, sí, entre tus redes.
Por qué no cedes?

Corazón maldito
sin miramiento, sí sin miramiento,
ciego, sordo y mudo
de nacimiento, sí, de nacimiento.
Me das tormento.

 


La Cueca de Los Poetas  
Violeta Parra

La vida que lindóh son los faisanes
la vida que lindo es el pavo real huifa ay ay ay
la vida más lindo son los poemas
la vida de la Gabriela Mistral
huifa ay ay ay.

Pablo de Rocka es bueno
pero Vicente
vale el doble y el triple
dice la gente huifa ay ay ay.

Dice la gente sí
no cabe duda
que el más gallo se llama
Pablo Neruda huifa ay ay ay
corre que ya te agarra
Nicanor Parra.


Cuecas del Libro  
(1964-1965)
(Violeta Parra)

Yo estaba leyendo un libro
con las tapas de metal
las hojitas eran de oro
y las letras de coral.
Leyendas amarillas,
negras y rojas
las descifré llorando
hoja por hoja,
Hoja por hoja, sí,
leí cinco años,
esa bella lectura
me causó daño.
No volveré a leer
ningún papel.
La muerte y la vida
me dio un librito
la muerte y la vida
me lo quitó,
zambita y zambá.
la muerte y la vida
por ser traviesa
la muerte y la vida
lo deshojó,
zambita y zambá.
¿Qué le pasa a la vida,
yo me pregunto?
Más hambre que comida,
zambita y zambá
no tiene asunto,
zambita y zambá.
No tiene asunto, sí,
vida embustera.
No quiso que mi libro
yo lo leyera,
zambita y zambá.
Lo puso bajo tierra
la vida perra.


De Cuerpo Entero  
Violeta Parra

El humá, el humano esta formado
El humá, el humano esta formado
de una espí, de un espiritu y un cuerpo
de una espí, de un espiritu y un cuerpo
de un corá, de un corazón que palpita
al son de, al son de los sentimientos.
El humá, el humano esta formado.
Ay, no entiendo los amores ayayai del alma sola
cuando el cuerpo es un río ayayai de bella olas
de bellas olas, sí ayayai que le dan vida
si falta un elemento ayayai negra es la herida.
Comprende que te quiero
ayayai de cuerpo entero.

 

Doña María, Le Ruego  
(1954-1957)
(Violeta Parra)


Doña María le ruego
en nombre de la fortuna
me deje ver su niño
que me van a dar la una.
Doña María yo vine

a ver el niñito'e Dios.
Ustedes me dan licencia
que me van a dar las dos.
Pregúntele Mariquita
a su esposo Don José
deje mirar al niñito
que me van a dar la tres.
Tome en cuenta Mariquita
casi gasté los zapatos
por ver a su Manuelito
ya me va a dar las cuatro.
De Ñuble vine señora
de los campos de Niblinto
por saludar a su niño
antes que me den las cinco.
Señora Doña María,
rayito de clara luz,
que viva por muchos años
con su niñito Jesús.



Écoute Moi, Petit  
(1964-1965)
(Violeta Parra)

Je suis bien une chilienne
qui n'est jamais allée à l'ecole
qui préferait le jardin
pour attraper des papillons
Dans la rue je chantais
comme un pauvre oiseau perdu.
Dans la nuit les étoiles
du ciel m'ont répondu:
fais attention ma petite.
Comment donc suis-je á Paris
est-ce un ange qui m'a emportée
d'une histoire de sorciers
ou bien d'un rêve d'enfant.
Oh! Paris, bon ami de mon coeur.
C'est mon frère qui m'a donné
de connaitre la musique
c'est mon frère qui m'a dit
il faut travailler l'argile.
Il m'a dit: les avions
vont tout droit j'usqu'à Paris
n'aies pas peur, ton travail
n'a pas de place par ici
fais attention ma petite.
Comment donc suis-je à Paris
est-ce un ange qui m'a emportée
d'une historie de sorciers
ou bien d'un rêve d'enfant.
Oh! Paris, bon ami de mon coeur.
Escúchame, pequeño
Soy una chilena
que nunca fue a la escuela
al contrario, en el jardín
yo atrapaba mariposas.
En la calle cantaba
como un [pobre] pájaro perdido.
En la noche las estrellas
del cielo me respondieron:
ten cuidado mi pequeña.
Cómo es que estoy en París
es un ángel que me ha traído
de la historia de brujos
o de un sueño de niños.
¡Oh! París, buen amigo de mi corazón.
Es mi hermano quien me hizo
conocer la música.
Es mi hermano quien me dijo
hay que trabajar la arcilla
Él me dijo: los aviones
van derecho hasta París
no tengas miedo, tus trabajos
no tienen nada que hacer aquí
ten cuidado mi pequeña
Cómo es que estoy en París
es un ángel que me ha traído
de la historia de brujos
o de un sueño de niños.
¡Oh! París, buen amigo de mi corazón.



El Albertío  
Violeta Parra

Yo no sé por qué mi Dios
Le regala con largueza
Sombrero con tanta cinta
A quién no tiene cabeza.

Adónde va el buey que no are
Responde con prontitud
Si no tenís la contesta
Prepárate el ataúd.


Vale más en este mundo
Ser limpio de sentimientos
Muchos van de ropa blanca
Y Dios me libre por dentro.

Yo te dí mi corazón
Devuélvemelo enseguida
A tiempo me he dado cuanta
Que vos no lo merecías.

Hay que medir el silencio
Hay que medir las palabras
Sin quedarse ni pasarse
Medio a medio de la raya.

Yo suspiro por un Pedro
Cómo no hei de suspirar
Si me ha entregado la llave
De todo lo celestial.


Y vós me diste el secreto
De chapa sin cerradura
Como quien dice la llave
Del tarro de la basura.


Dejate de corcoveos
Que no nací pa' jinete
Me sobran los Valentinos
Los Gardeles y Negretes.

Al pasito por las piedras
Cuidado con los juanetes
Que aquí no ha nacido nadie
Con una estrella en la frente.

Discreto, fino y sencillo
Son joyas resplandecientes
Con las que el hombre que es hombre
Se luce decentemente.

Alberto dijo me llamo
Contesto: lindo sonido
Más para llamarse Alberto
Hay que ser bien Albertío.



El Amor     
(Violeta Parra - Luis Advis)
[Cancionero de Inti-Illimani]
[Cancionero de Violeta Parra]
(La versión cantada con Arja Saijonmaa está adaptada al sueco)

Mas, van pasando los años
las cosas son muy distintas
lo que fue vino hoy es tinta
lo que fue piel hoy es paño
lo que fue cierto hoy engaño.
Todo es penuria y quebranto
de las leyes yo me espanto
lo paso muy confundida
y es grande torpeza mía
buscar alivio en mi canto.
Los tiempos se van volando
y van cambiando las cosas.
Crecí en el trigo melosa
la siembra fue castigando
fue la cosecha mermando
la esperanza quedó trunca.
La gente no sabe nunca
lo que mañana la espera...
lo que mañana la espera
la gente no sabe nunca.
Entré al clavel del amor.
Cegada por sus colores
me ataron los resplandores
de tan preferida flor.
Ufano de mi pasión
dejó sangrando una herida
que lloro muy conmovida
en el huerto del olvido.
Clavel no ha correspondido.
¡Qué lágrimas tan perdidas!
La vida me da recelo
me espanta la indiferencia
la mano de la inclemencia
me ha echado este nudo ciego.
La fuerza me ha consumido
y me ha atormentado el alma
pa'mí lo que llaman calma
es vocablo sin sentido.
El sol reseca el barbecho
lo deja como la espina
me clava con negra inquina
si piso este duro lecho.
Camino por un momento
las calles a la sin rumbo
veo que estoy en el mundo
sin más que el alma en el cuerpo.
Miserias y alevosías
anudan mis pensamientos
entre las aguas y el viento
me pierdo en la lejanía.
No lloro yo por llorar
sino por hallar sosiego.
Mi llorar es como un ruego
que nadie quiere escuchar.

 

El Bergatin  
Vals

Un bergantin velero
los mares cruza con rapidez
no le temo al mareo
para postrarme niña a tus pies.

No me hagas mas sufrir
no me hagas mas penar
que si quieres bogar
dime que si dime que si.

Que si me dices que si, ay de mi
sera mi felicidad
el que navega por ti
siempre a tu lado estara.

Siempre a tu lado estara
toda la tripulacion
y tu la gobernaras
desde la proa al timon.

Tienes una boquita
tan chiquitita como un primor
y unos ojitos negros
que mi me roban el corazon.

No me hagas mas sufrir
no me hagas mas penar
que si quieres bogar
dime que si dime que si.
 

El Chuico y la Damajuana  
(1954-1957)
(Nicanor Parra - Violeta Parra)


El chuico y la damajuana
después de mucho quejarse
para acabar con los chismes
deciden matrimoniarse.
Subieron a una carreta
tirada por bueyes verdes,
uno se llamaba chicha
y el compañero aguardiente.
Como esto pasó en invierno
y había llovido tanto
tuvieron que atravesar
un río de vino blanco.
En la puerta de la iglesia
se toparon con el cura
que rezaba los misterios
con un rosario de uvas.
Como no invitaron más
que gente de la familia
el padrino fue un barril
y la madrina una pipa.
Cuando volvieron del pueblo
salieron a recebirlo
un cudre de vino blanco
y un odre de vino tinto.
Como estaba preparao
y para empezar la fiesta
un vaso salió a bailar
valses con una botella.
La fiesta fue tan movida
y dura duración
que según cuenta un embudo
duró hasta que se acabó.


El Cielo Puede Esperar  
Violeta Parra


INTRODUCCIÓN: B Bb C# (2 veses)

F# Bbm D#m C# B

Anda suelto un ladrón al que llaman señor

F# C#

y sale siempre en las noticias.

Y que tiene todo lo que a todos nos faltó.

A esto le llaman justicia?

B F# C#

Justicia para quién???? (2 veses)

Hoy en la estación vi a muchos chicos mendigar

y vi a la muerte en cada esquina

pareciera un sueño pero es una realidad.

A esto le llaman justicia?????

Justicia para quién?????

B C# F# D#m

Y qué va a hacer usted, Señor???? que es tan previsor

B C# F# D#m

con todos sus ahorros y sus plantas de petróleo

B C# F# D#m

cuando descubra que la muerte es para todos

B C# E C#

y se de cuenta al fin que nunca fue feliz?????

INTRUM: F# D#m G# C# A# D#m G# C# (x2)

Nuestra ley castiga sin piedad al que robó

por mantener a su familia.

Pero indulta a aquellos que robaron la ilusión.

¿a esto le llaman justicia? ¿Justicia para quién?

 

El Compromiso  
Letra: Violeta Parra

Musica: Luis Advis

SI escribo esta poesia
no es solo por darme gusto
mas bien por meterle susto
al mal con alevosia
quiero marcar la partida
por eso prendo centella
quien me ayuda en las estrellas
con su inmensa claridad
pa' publicar la verdad
qu' anda la sombra en la tierra.

Corazon peregrino
se acuna en este servicio
sera grande en el beneficio
que' le otorgue a mi destino
el pensamiento infinito
me traiciona a cada instante
no puede ni el mas flamante
pasar en indiferencia
si brilla en nuestra conciencia
amor por los semejantes
no puede ni el mas flamante
pasar en indiferencia
si brilla en nuestra conciencia
amor por los semejantes
si brilla en nuestra conciencia
amor por los semejantes


El Día de Tu Cumpleaños  
( canción )
Violeta Parra.-

Mijito, llegaste al mundo
en hora muy principal,
ya redondeaste el año
yo te vengo a celebrar.
Que te sirvan la mistela
y la tortilla candeal
que el día de tu cumpleaños
es cosa muy principal.

Como no tengo que darte
y yo te quisiera dar
yo quiero que los rayitos
del sol te han de despertar.
Y por la tarde el lucero
que te venga a saludar
que el día de tu cumpleaños
es cosa muy principal.

Que te sienten a la mesa
al lado de tu mamá
y al otro lado que brillen
toititas las rescoldás.
Que te sirvan la mistela
y la tortilla candeal
y pongan en tu ventana
la flor de la temporá.

El día de tu cumpleaños
habría que embanderar
desde Arica a Magallanes
con banderas colorás.
Que viva tu nacimiento
verde botón de rosal
con la voluntá del cielo
que vivas cien años más.


El Diablo en el Paraíso  
(Violeta Parra, Chile)

El hombre se come el pasto
el burro los caramelos
la nieta manda al abuelo
y la sota al rey de bastos.
L'agua la llevo en canasto
me duermo debajo el catre
todo lo endulzo con natre
bailo en la tumba del muerto
mentira todo lo cierto
gritaba desnudo un sastre.

Los pajes son coronados
los reyes friegan el piso
el diablo en el paraíso
y presos van los soldados.
Se perdonan los pecados
fusilamiento de jueces
en seco nadan los peces
será un acabo del mundo
cuando en los mares profundos
las arboledas florecen.

Los justos andan con grillos
y libres van los perversos
noventa cobres un peso
seiscientos gramos un kilo.
Los futres andan pililos
los gordos son raquíticos
brincaba un paralítico
sobre un filudo machete
ocho por tres veintisiete
divide un matemático.

De asiento tienen el piano
tocan música en la silla
Caín es la maravilla

para el Abel de su hermano.
Caminar es con las manos
los santos son pendencieros
bendicen a los rateros
se acuesta el perro en la cuna
debajo de blanca luna
la guagua muerde al rondero.

Aquí termina el ejemplo
fue por el mundo al revés
y con la venia de usted
al teatro lo llaman templo.
Muy plácido te contemplo
dice el bandido a su presa
es más hereje el que reza
los viejos van a la escuela
los niños a la rayuela
ya nadie tiene cabeza.


El Gavilán   
Violeta Parra

Mi vida yo te qui
yo te quise veleidoso
mi vida creyendó
creyendote lisonjero
Mi vida yo te qui
yo te quise veleidoso
mi vida creyendó
creyendote lisonjero
Mi vida se me par
se me parte el corazón
mi vida, de verté
de verte tan embustero
mi vida, yo te qui
yo te quise, yo te quise
si ayayaai, si ayayaai.

Mi vida, mi vida
yo te quise
mi vida, mi vida
yo te quise
velidó, veleidó, veleidoso
veleidó, veleidó, veleidoso
mi vida, mi vida
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te qui
yo te quise
veleidó, veleidó, veleidoso
veleidoso
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te quise.

Mi vida yo te qui
yo te quise veleidoso
mi vida creyendó
creyendote lisonjero
Mi vida yo te qui
yo te quise veleidoso
mi vida creyendó
creyendote lisonjero
Mi vida se me par
se me parte el corazón
mi vida, de verté
de verte tan embustero
mi vida, yo te qui
yo te quise, yo te quise
si ayayaai, si ayayaai.

Mi vida, mi vida
yo te quise
mi vida, mi vida
yo te quise
velidó, veleidó, veleidoso
veleidó, veleidó, veleidoso
mi vida, mi vida
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te qui
yo te quise
veleidó, veleidó, veleidoso
veleidoso
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te quise.

Te la llevarís, te la llevarís
fastidioso
Te la llevarís, te la llevarís
mentiroso
prenda del alma, si ayayaai
prenda del alma, si ayayaai.

Tiquitiquití, tiquitiquití
mentiroso
Tiquitiquití, tiquitiquití
mentiroso
Tiquitiquití, tiquitiquití
tiquitiquití, tiquitiquití
tiquitiquití, tiquitiquití
mentiroso
mentí, mentí, mentí
mentiroso.

Mi vida yo te qui
yo te quise veleidoso
mi vida creyendó
creyendote lisonjero
Mi vida yo te qui
yo te quise veleidoso
mi vida creyendó
creyendote lisonjero
Mi vida se me par
se me parte el corazón
mi vida, de verté
de verte tan embustero
mi vida, yo te qui
yo te quise, yo te quise
si ayayaai, si ayayaai.

Mi vida, mi vida
yo te quise
mi vida, mi vida
yo te quise
velidó, veleidó, veleidoso
veleidó, veleidó, veleidoso
mi vida, mi vida
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te qui
yo te quise
veleidó, veleidó, veleidoso
veleidoso
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te qui
yo te qui, yo te quise.

Tiquitiquití, tiquitiquití
mentiroso
Tiquitiquití, tiquitiquití
mentiroso
Tiquitiquití, tiquitiquití
tiquitiquití, tiquitiquití
tiquitiquití, tiquitiquití
mentiroso
mentí, mentí, mentí
mentiroso.

Donde estás prenda querida
que no escucha mi lamento
tal vez te habras olvidado
que hiciste un juramento
juramento, mento
juramento sí
sí, sí, sí, sí, sí, sí

En qué quedó tu palabra
ingrato mal avenido
por qué habré puesto los ojos
en amor tan dividido?
dividido, dido
dividido, sí
sí, sí, sí, sí

Tanto que me decía la gente
gavilán, gavilán tiene garra
yo sola seguí monte arriba
gavilán me sacó las entrañas
en el monte quede abandonada
me confunden los siete elementos
Ay de mí, ay de mí
ay de mí, ay de mí
Ay de mí, ay de mí
ay de mí, ay de mí
de mi llanto se espantan
las sombras
mis gemidos confunden al viento
Ay de mí, ay de mí
ay de mí, ay de mí
Ay de mí, ay de mí
ay de mí, ay de mí
gavi, gavi, gavi, gavilán, ga
gavi, gavi, gavi, gavilán, ga
gavi, gavi, gavi, ga
gavi, gavi, gavi, ga
gavilán, gavilán, gavilán
gavi.

Viene, viene, viene, viene el gavilán
viene, viene, viene, viene el gavilán
truenos suenan ya
truenos suenan ya
tengo donde estar
viene, viene, yo no tengo donde estar.
Yo no tengo donde estar
yono tengo donde estar.

Gavilán, gavilán
que me muero gavilán
Gavilán, gavilán
que me muero gavilán
Gavilán, gavilán
que me muero gavilán
Gavilán, gavilán
que me muero gavilán
gavilán, que me muero gavilán
gavilán, gavilán que me muero gavilán
gavilán, que me muero gavilán
gavilán, gavilán que me muero gavilán
que me muero gavilán
gavilán gavilán
gavi, gavi,ga, gavi, gavilán
gavi, gavi,ga, gavi, gavilán
gavilán, gavilán, gavilán
gavi.

 

El Guillatún  
Violeta Parra

Millelche está triste con el temporal
los trigos se acuestan en ese barrial
los indios resuelven después de llorar
hablar con Isidro, con Dios y San Juan,
con Dios y San Juan
con Dios y San Juan.
Camina la machi para el guillatún
chamal y revoso, trailonco y cultrúm,
y hasta los enfermos de su machitún
aumentan las filas de aquel guillatún.
La lluvia que cae y vuelve a caer
los indios la miran sin hallar qué hacer
se arrancan el pelo, se rompen los pies,
porque las cosechas se van a perder,
se van perder.
Se juntan los indios en una corralón
con los instrumentos rompió una canción,
la machi repite la palabra sol
y el eco del campo le sube la voz, le sube la voz.
El rey de los cielos muy bien escuchó
remonta los vientos para otra región,
deshizo las nubes, después se acostó,
Los indios la cubren con una oración,
con una oración.
Arriba está el cielo brillante de azul,
abajo la tribu al son del cultrúm
le ofrece del trigo su primer almud
por boca de una ave llamada avestruz,
llamada avestruz.
Se siente el perfume de carne y muday
canelo, naranjo, corteza e' quillay,
termina la fiesta con el aclarar,
guardaron el canto, el baile y el pan.



El Hijo Arrepentido  
(1954-1957)
(Nicanor Parra - Violeta Parra)

Cuando salí de Chillán
salí sin ningún motivo,
salí a recorrer el mundo
porque será mi destino.
Fue mi destino, ay sí,
fue mi destino.
Mi taita me dijo: no
te vayas hijo querido,
tu mama está enferma y yo
estoy más muerto que vivo.
Muerto que vivo, ay sí,
muerto que vivo.
Pero yo no escuché nunca
nada de lo que él me dijo
y por las calles del mundo
anduve como un perdido.
Como un perdido, ay sí,
como un perdido.
Un dieciocho de septiembre
entre botellas de vino
me acriminé con el hombre
que me trató de bandido.
Do de bandido, ay sí,
do de bandido.
Mi taita murió de pena
y mi mama de lo mismo
cuando fui a dar a la cárcel,
cárcel de Valparaíso.
Valparaíso, ay sí,
Valparaíso.
Mañana al amanecer
pago todos mis delitos.
El consuelo que me queda
es que muero arrepentido.
Arrepentido, ay sí,
arrepentido.
A todos los que me escuchan
un gran favor solicito:
que recen un padrenuestro
por el hijo arrepentido.
Muerto que vivo, ay sí,
muerto que vivo.


El Joven de Casarse  
(Tonada)
Violeta Parra


El joven para casarse
siempre busca bonitura,
con la soberbia que tiene
yo lo deje en la basura

Huichi Huichi que si, que si

huichi huichi me gusta a mi.

La niña que quiere a un joven
se destina a padecer,
andara de boca en boca
si no se casa con el.

Huichi huichi...

Muchos tienen por costumbre
de engañar a cualquier pobre
por eso naiden se creda
lo que prometen los hombres.

Huichi huichi...

Otras tienen el decire
el malo me tentaria ;
al malo no tienta a naide
son engaños de la vida.

Huichi huichi...


El Pueblo (o Paseaba el pueblo sus banderas rojas)  
(1957-1960)
(Pablo Neruda - Violeta Parra)

Paseaba el pueblo sus banderas rojas
Y entre ellos en la piedra que tocaron
Estuve en la jornada fragorosa
Y en las altas canciones de la lucha.
Vi como paso a paso conquistaban.
Sólo su resistencia era camino,
Y aislados eran como trozos rotos
De una estrella, sin bocas y sin brillo.
Juntos en la unidad hecha en silencio,
Eran el fuego, el canto indestructible,
El lento paso del hombre en la tierra
Hecho profundidades y batallas.

Eran la dignidad que combatía
Lo que fue pisoteado, y despertaba
Como un sistema, el orden de sus vidas
Que tocaban la puerta y se sentaban
En la sala central con sus banderas.


El Romero No lo Quiero  
(Violeta Parra)

Una flor voy a nombrar
pero no diré cual es.
Aunque todos lo malicien
esa flor no puede ser.
El romero no lo quiero,
ingrato mal pagador.
Si estaréis queriendo a otra
pa' mi se acaba el amor.
Pa' mi se acaba el amor,
a eso me habéis sentenciado,
pero vos como si nada,
como si nada ni cuando.
Como si nada ni cuando.
un día muy de mañana,
cuando yo quise mirarte
tú me volviste la cara.
Tú me volviste la cara
y yo me puse a llorar.
Cuando en esto me di cuenta
que nunca supiste amar.
Para toda la compaña
cogollito de nogal:
en la botica no venden
remedio para olvidar.


El Sacristán   
Violeta Parra

Los amores del Sacristán
son dulces como la miel
Los amores del Sacristán

son dulces como la miel
amor que no se deseda
no puedo vida
vivir sin él.
amor que no se deseda
no puedo vida
vivir sin él.

Porque me gusta el sacristán
toca la campanilla
Tilín-Tilín Tin Tin.

Tilín-Tilín Tin Tan.
toca la campanilla
Tilín-Tilín Tin Tin.

Tilín-Tilín Tin Tan.

Una beata estaba enferma
sin poder disimular
querida que le trajeran
ya al nombrao sacristán.

Porque me gusta el sacristán
toca la campanilla
Tilín-Tilín Tin Tin.

Tilín-Tilín Tin Tan.
toca la campanilla
Tilín-Tilín Tin Tin.

Tilín-Tilín Tin Tan.

La beata que no ha tenido
amores con sacristán
no sabe lo que es canela
anis, chocolate con flan.

Porque me gusta el sacristán
toca la campanilla
Tilín-Tilín Tin Tin.

Tilín-Tilín Tin Tan.
toca la campanilla
Tilín-Tilín Tin Tin.

Tilín-Tilín Tin Tan.

Para toda la campaña
florecita de azahar
ya le canté los versitos
del mentado sacristán.

Porque me gusta el sacristán
toca la campanilla
Tilín-Tilín Tin Tin.

Tilín-Tilín Tin Tan.
toca la campanilla
Tilín-Tilín Tin Tin.

Tilín-Tilín Tin Tan.


En los Jardines Humanos 
Violeta Parra

En los jardines humanos
que adornan toda la tierra
pretendo de hacer un ramo
de amor y condescendencia
pretendo de hacer un ramo
de amor y condescendencia
de amor y condescendencia

Es una barca de amores
que va remolcando mi alma
y va anidando en los puertos
como una paloma blanca
y va anidando en los puertos
como una paloma blanca
como una paloma blanca

Permiso para cortar
la flor del comprendimiento
la yerba de la esperanza
la hojita del sentimiento
la yerba de la esperanza
la hojita del sentimiento
la hojita del sentimiento

Es una barca de amores
que va remolcando mi alma
y va anidando en los puertos
como una paloma blanca
y va anidando en los puertos
como una paloma blanca
como una paloma blanca

En el centro de mi ramo
la rosa del corazon
el arbol mas amistoso
y el fruto de la pasion
el arbol mas amistoso
y el fruto de la pasion
y el fruto de la pasion


Entonces me Voy Volando (o Este mantelito blanco)   
(1954-1957)
(Violeta Parra)

Este mantelito blanco
que lo bordó mi amá
a la Virgen se lo llevo
la noche de Navidad,
me iré saltando barranca
que estoy de felicidad.
En el mantel una polla
que está empezando a emplumar,
la amarro de la patita
no se me vaya a volar,
cuando esté grande el niñito
pollito le sacarán.

Una olletita de fierro
le habré de saber llevar
pa' que a la Virgen sustancia
le venga a la maidrugá
que en estos casos precisa
el mal de maternidad.
De lana este chalequito
qué bien le habrá de quedar
cuando refresque la tarde
al niño lo abrigará.
Entonces me voy volando
no me vaya a retrasar.

(1954-1957)

 

Epílogo   
(Violeta Parra - Luis Advis)

Ya no tendrá sus dolencias
porque se fue de este mundo
sumergida en el profundo
misterio de las ausencias.

De las doradas gavillas
que en el rastrojo cayeran
limpiando la sementera
va recogiendo semilla.

Ayer sembró la simiente
que hoy florece y fructifica.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio dos luceros que, cuando los abro,
perfecto distingo lo negro del blanco,
y en el alto cielo su fondo estrellado.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el oído que, en todo su ancho,
graba noche y día grillos y canarios;
martillos, turbinas, ladridos, chubascos.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la marcha de mis pies cansados;
con ellos anduve ciudades y charcos,
playas y desiertos, montañas y llanos.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto.
Así yo distingo dicha de quebranto,
los dos materiales que forman mi canto,
y el canto de ustedes que es el mismo canto
y el canto de todos, que es mi propio canto.’


Es Imposible   
(1950-1954)
(Violeta Parra)

Imposible que la luna
le grite al sol su carrera.
Más imposible será quitarme
de que te quiera.
Quitarme de que te quiera
no me lo quitó ninguna
porque los amores nacen
de los centros de la luna.
De los centros de la luna
de lo que no tiene fin
y más cuando no te veo
es tan grande mi sentir.
Es tan grande mi sentir
que anda mi amor en el aire
por no saber si me quieres
no me habré quejao tarde.
Viva la noble compaña
verde como yo de olivo,
dónde habrá pena mayor
que un desprecio sin motivo.


Es Una Barca De Amores   
Violeta Parra

En los jardines humanos
Que adornan toda la tierra
Pretendo hacer un ramo

De amor y condescendencia

Es una barca de amores
Que va remolcándome al mar
Y va anidando en los puertos
Como una paloma blanco.

Permiso para cortar
La flor del comprendimiento,
La hierba del esperanza,
La hojita del sentimiento.

Es una barca de amores
Que va remolcándome al mar
Y va anidando en los puertos
Como una paloma blanco.

En el centro de mi ramo
Las rosas del corazón,
El árbol más amistoso
Y el fruto de la pasión

Es una barca de amores

Que va remolcándome al mar
Y va anidando en los puertos
Como una paloma blanco.



Estaba Asuero una Tarde   
(Verso por sabiduría, de la tercera parte del Velorio del Angelito)
Violeta Parra

El Rey Asuero, famoso
feliz por el Cuncunato,
iluminó su reinato
porque se siente dichoso.

Estaba Asuero una tarde
tomando el sol pensativo.
Mardoqueo llegó altivo
a presentarle un alarde:
Preciosa, que Dios te guarde,
responde Asuero afanoso
contempla el rostro gracioso
de la sobrina de aquél.
Flechado fue por Ester,
el Rey Asuero famoso

Latiéndole el corazón
de amor y de sentimiento
le dijo: yo te consiento
en el portal de mi amor;
reposat* en mi sillón,
te galantizo en un rato,
mío será tu retrato,
dijo acercándose a ella.
Bendice trueno y centella
feliz por el Cuncunato.

Celosa y muy confundida,
Vasti dejó la mansión
al ver en aquel sillón
la bella desconocida.
Dijo: me siento aburrida
con este Rey tan ingrato;
pronuncia mil garabatos,
y al penetrar al jardín,
vio preparado un festín
que iluminó su reinato.

Se ve que está medio loco
Asuero, el galante Rey,
diciendo: al diablo la ley
si a mi lado la coloco;
medio año lo encuentro poco
pa' mi festín deleitoso;
va y viene muy tembloroso;
declara pomposamente
un banquetazo ferviente
porque se encuentra dichoso.

Ciento ochenta es que duró
la fiesta de noche y día,
los invitados gemían
cuando el momento llegó;
no quieren decir adiós,
se pegan como una lapa.
Asuero les da la llapa
brindando por Mardoqueo
y este feliz pololeo
que oculta bajo su capa.


Gracias a la Vida   
Violeta Parra


Gracias a la vida que me ha dado tanto
me dio dos luceros que cuando los abro
perfecto distingo lo negro del blanco
y en el alto cielo su fondo estrellado
y en las multitudes el hombre que yo amo.
Gracias a la vida que me ha dado tanto
me ha dado el oido que en todo su ancho
graba noche y dia grillos y canarios
martillos, turbinas, ladridos, chubascos
y la voz tan tierna de mi bien amado.
Gracias a la vida que me ha dado tanto
me ha dado la marcha de mis pies cansados
con ellos anduve ciudades y charcos
playas y desiertos, montañas y llanos
y la casa tuya, tu calle y tu patio.
Gracias a la vida que me ha dado tanto
me dio el corazon que agita su marco
cuando miro el fruto del cerebro humano
cuando miro al bueno tan lejos del malo
cuando miro el fondo de tus ojos claros.
Gracias a la vida que me ha dado tanto
me ha dado la risa y me ha dado el llanto
asi distingo dicha de quebranto
los dos materiales que forman mi canto
y el canto de ustedes que es el mismo canto
y el canto de ustedes que es mi propio canto.
Gracias a la vida que me ha dado tanto.


Merci à la vie  
Violeta Parra


Merci à la vie qui m'a tant
donné.
Elle m'a donné deux yeux et
quand je les ouvre
Je distingue parfaitement le
noir du blanc
Et là-haut dans le ciel, un
fond étoilé
Et parmi les multitudes,
l'homme que j'aime.
Merci à la vie qui m'a tant
donné.
Elle m'a donné d'entendre,
oreilles grandes ouvertes
Enregistrer nuit et jour
grillons et canaris,
Marteaux, turbines,
aboiements, orages,
Et la voix si tendre de mon
bien-aimé.
Merci à la vie qui m'a tant
donné.
Elle m'a donné la voix et des
lettres
Avec lesquelles je pense les
mots, et je dis
Mère, ami, frère, lumière qui
éclaire
Le chemin de l'âme que j'aime.
Merci à la vie qui m'a tant
donné.
Elle m'a donné de marcher
de mes pieds fatigués
Et j'ai ainsi parcouru villes
et marécages,
Plages et déserts,
montagnes et plaines
Jusqu'à ta maison, ta rue, ta cour.
Merci à la vie qui m'a tant
donné.
Elle m'a donné un coeur qui
devient débordant
Quand je vois le fruit du
cerveau humain ;
Quand je vois la distance
qu'il y a
entre le bien et le mal
Quand je vois le fond de tes
yeux clairs.
Merci à la vie qui m'a tant
donné.
Elle m'a donné le rire, elle
m'a donné les pleurs.
Ainsi, je distingue le
bonheur du désespoir
Ces deux éléments qui
forment mon chant,
Et votre chant qui est le
même chant,
Et le chant de tous, qui est
encore mon chant.


Hace Falta un Guerrillero  
(1954-1957)
(Violeta Parra)

Quisiera tener un hijo
brillante como un clavel,
ligero como los vientos,
para llamarlo Manuel,
y apellidarlo Rodríguez,
el más preciado laurel.'
De niño le enseñaría
lo que se tiene que hacer
cuando nos venden la patria
como si fuera alfiler;
quiero un hijo guerrillero
que la sepa defender.
La patria ya tiene al cuello
la soga de Lucifer,
no hay alma que la defienda,
ni obrero ni montañés;
soldados hay por montones,
ninguno como Manuel.
Levántese de la tumba,
hermano, que hay que pelear,
o la de no su bandera
se la van a tramitar,
que en estos ocho millones
no hay un pan que rebanar.
Me abrigan las esperanzas
que mi hijo habrá de nacer,
con una espada en la mano
y el corazón de Manuel,
para enseñar al cobarde
a amar y corresponder.
Las lágrimas se me caen
pensando en el guerrillero,
como fue Manuel Rodríguez
debiera de haber quinientos,
pero no hay ni uno que valga
la pena en este momento.
Repito y vuelvo a decir,
cogollito de romero,
perros cobardes mataron
a traición al guerrillero,
pero no podrán matarlo
jamás en mi pensamiento.


Hasta Cuándo  
(1960-1963)
(Violeta Parra)

¿Hasta cuándo está en la mar
devorando al chiquitito,
el de las agallas largas,
como rifle en su milico?
En la mar hace falta,
como en la tierra,
un jurado que juzgue
la sanguijuela,
la sanguijuela, sí,
el tiburón,
traga y traga la sangre
del camarón.
mata como si nada
el pez espada.



Hijo Que Tiene a sus Padres   
(Violeta Parra)

Hijo que tiene sus padres
tiene la vaca lechera
la injundia, la mazamorra
y fresquita la mamadera
si todo lo tiene a la mano
porque sus padres lo crían
cuando lo sueltan al mundo
se estrellará con la vida
malo no es que sus padres
que lo traen a la tierra
le enseñen de chiquitito
la nuez de esta vida perra
enfermo cansado y triste
el padre está en la oficina
el hijo tarde muy tarde
descorrerá la cortina
para que el hijo disfrute
de músicas y banquetes
el padre ha firmado letras
que paga al fin con la muerte
si el hijo supiera a tiempo
lo que sus padres tejieron
quizá no hubiera el abismo
que entre los dos hay al medio
se queja el padre del hijo
que casi es mayor de edad
y que es un niño de pecho
para ganarse su pan
y el hijo dice que el padre
tiene de hiel la conciencia
la madre llora que llora
de ver tanta irreverencia
como enemigos se tratan
porque no se han conocido
uno pecó de inocente
el otro de consentido
una escuela habrá que abrir
con pizarrones de luces
allí aprenderán los hijos
a no ser tan avestruces
otra escuela p'a los padres
con cuadernos de virtud
donde aprendamos la lengua
con que habla la juventud
yo proclamo la gallina
como la madre ejemplar
que al hijo al salir del huevo
le enseña la realidad
yo le enseñé a los mayores
lo terrible que es el fuego
la menor la descuidé
aquí está mi nudo ciego.

(1964-1965)

 

Huyendo Voy de tus Rabias   
Violeta Parra

Huyendo voy de tus rabias
temiendo de tus enojos
llorándote a cada instante
cansado traigo los ojos.

Llorándote a cada instante
cansados traigo los ojos.

Cansados traigo los ojos
de mirar tanto imposible
Cansados traigo los ojos
de mirar tanto imposible
aunque mares se atreviesen
cada dida estoy más firme
aunque mares se atreviesen
cada dida estoy más firme

Cada dida estoy más firme
de una prenda que adoré
Cada dida estoy más firme
de una prenda que adoré
si no la puedo estar viendo
cómo me consolaré?
si no la puedo estar viendo
cómo me consolaré?

Cómo me consolaré
yo si no poder merecerte?
Cómo me consolaré
yo si no poder merecerte?
así están mis esperanzas
y en agonida de muerte
así están mis esperanzas
y en agonida de muerte

Y en agonida de muerte
me sucede un contracaso
Y en agonida de muerte
me sucede un contracaso
me quieren dar a entender
que otra goza de tus brazos
me quieren dar a entender
que otra goza de tus brazos


Que otra goza de tus brazos
qué suerte tan abatida
Que otra goza de tus brazos
qué suerte tan abatida
ni aunque sufriera tormento
no te hei de olvidar, mi vida
ni aunque sufriera tormento
no te hei de olvidar, mi vida

La Carta    
Violeta Parra

Me mandaron una carta
por el correo temprano
en esa carta me dicen
que cayó preso mi hermano
y sin compasión con grillos
por las calles lo arrastraron. Si!

La carta dice el motivo
que ha cometido Roberto:
haber adherido al paro
que ya se había resuelto
si acaso esto es un motivo
presa voy también, sargento. Si!

Yo que me encuentro tan lejos
esperando una noticia
me viene a decir la carta
qu´en mi patria no hay justicia
los hambrientos piden pan
plomo les da la milicia. Si!

La cartaque me mandaron
me pide contestación
yo pido que se propale
por toda la población
qu´ el León es un sanguinario
en toda generación. Si!

Por suerte tengo guitarra
y también tengo mi voz
también tengo siete hermanos
fuera del que se engrilló
todos revolucionarios
con el favor de Dios. Si!


Cueca Larga de los Meneses  
Violeta Parra

Voy a cantarme una cueca
más larga que sentimiento;
mas larga que sentimiento

para que mi negro vea
que a mí no me cuentan cuento.
Voy a cantarme una cueca.

Los bailarines dicen
por armar boche
que si les cantan bailan
toa la noche'.
Toa la noche, sí,

flor de zapallo.
En la cancha es aonde
se ven los gallos.
Cantan los gallos, sí,
vamos en uno.
Esta es la cueca larga
de san Veniuno
No hay mujer que no tenga,
dice mi abuelo,
un lunar en la tierra
y otro en el cielo.
Otro en el cielo, mi alma,
por un vistazo
me pegara dos tiros
y tres balazos.
Me desarmara entero,
vamos en cuatro.
Hacen cuarenta días
que no me encacho;
que no me encacho, cinco,
seis, siete, ocho.
Tápate las canillas
con gangocho;
con un gangocho, sí;
vamos en nueve.
Relampaguea y truena
pero no llueve;
pero no llueve, no,
dos veces cinco,
entre Cucao y Chonchi
queda Huillinco.
Qué te parece, negro,
vamos en once;
si te venís conmigo
catre de bronce.
Catre de bronce, mi alma,
si juera cierto
me cortara las venas,
me caigo muerto.
Muerto me caigo, doce,
y una son trece.
Esta es la cueca larga
de los Meneses.
De los Meneses, sí,
catorce quince.
Esos ñatos que bailan
son unos linces.
Son unos linces, mi alma;
mueven los brazos
y a la mejor potranca
l'echan el lazo.
L'echan el lazo, sí,
dieciséis día
se demoran los patos
en sacar cría
En sacar cría, ay, sí.
Por un cadete
se ha matao una niña
de diecisiete
De 17, bueno, (?)
yo no me enojo.
La libertad es libre.
Viva el 18
Cae el agua y no cae
llueve y no llueve.
Esta es la cueca larga
del 19



La Denuncia     
(Violeta Parra - Luis Advis)
(La versión cantada con Arja Saijonmaa está adaptada al sueco)

Ya está corrido el telón
la fiesta sigue su curso
mi largo y triste discurso
es parte de la función.
Les doy la continuación
porque eso es lo prometido
despéjense los sentidos
y tengan comprobación.
La prueba será el testigo
aquí la tengo en la mano
pa' condenar al villano
que tengo por enemigo.
Mis cantos desatan nudos
aquí va el primer disparo.
No han de pasar por el aro
mis versos por el saludo.
Hacia mediados de invierno
cuando las noches son crudas
vemos a tanta criatura
peleando ya en este infierno
más bien me venga la muerte
que seguir viendo este ejemplo.
El pobre vive en silencio
y sufre ya muy cruel castigo
de ver a sus diez chiquillos
en la miseria y el vicio.
Al borde del precipicio
se está agusanando el trigo.
No puede ni el más flamante
pasar en indiferencia
si brilla en nuestra conciencia
amor por los semejantes.
Es una infamia muy dura
que no se salven del foso.
El dolor es oprobioso
y pregunto de partida
si la justicia en la vida
existe pa' los rotosos.
Los llevan por el calvario
cargados con una cruz
les niegan hasta la luz
los ciegan con su sudario
los dejan sin los rosales
sin aire y sin manantiales.
De qué nos sirven los templos
de qué el sol y el aire puro
cuando su sol es oscuro
y va caminando a tientas.
Necesito un lazarillo
que me alumbre este tormento.



La Esperanza   
Violeta Parra - Luis Advis

Valgame Dios como estan
todos los pobres cristianos
en este mundo inhumano
partidos mita' a mita'
del rico es esta verdad
lo digo muy conmovida
dijo el Señor a Maria
son para todos las flores
los montes, los arreboles
porque el pudiente se olvida?

Si el sol pudiera guardarlo
lo hicieran de buena gana
de noche tarde y mañana
quisieran acapararlo
por suerte que pa' lcanzarlo
se necesitan cojones
de rabia esconden las flores
las metas en calabozos
privando el pobre rotoso
de sus radiantes colores.

En este mundo moderno
que sabe el pobre del queso
caldo de papas sin hueso
menos sane lo que es terno
por casa callampa infierno
de lata y ladrillos viejos
como le aguanta el pellejo
eso si que no lo se
pero bien se que el burgues
se pita al pobre verdejo.

No pierdo las esperanzas
de qu' esto tenga arreglo
un dia esta pobre pueblo
teng' una feliz mudanza
el toro solo se amansa
montandolo bien en pelo
no tengo ningun recelo
de verle la pajarilla
cuando se de la tortilla
la vuelta que tanto anhelo.



La Flor del Olvido (o Alegres Eran mis Ojos)   
(1964-1965)
(Violeta Parra)


Alegres eran mis ojos
pero se quedaron tristes:
cuando menos lo pensaba.
de mi lado tu te fuiste.
Cultivaba una esperanza
pero no correspondiste.
Ay ay ay ay,
de mi lado tu te fuiste.
Ay ay ay ay,
pero se quedaron tristes.

Ingrato mal pagador,
tronco de todas las ramas,
ramas de todos los ojos
secas en una mañana.
Si lo hubiera presentido
yo no te entregara el alma.
Ay ay ay ay,
yo no te entregara el alma.
Ay ay ay ay,
tronco de todas las ramas.
Ay ay ay ay.
secas en una mañana.


La Infancia
    

Letra: Violeta Parra

Musica: Luis Advis

Semana sobre semana
transcurre mi edad primera.
Mejor ni hablar de la escuela,
la odié con todas mis ganas,
del libro hasta la campana,
del lápiz al pizarrón,
del banco hasta el profesor.
Y empiezo a amar la guitarra
y donde siento una farra
allí aprendo una canción.

Cuando me pierdo en la viña
armando mis jugarretas
yo soy la feliz violeta
que el viento me desaliña.

Como nací pat'e perro
ni el diablo me echaba el guante
si con la escuela inconstante
constante para ir al cerro.
Lo paso como en destierro
feliz con los pajaritos
soñando con angelitos.
Así me pilla fin de año
sentada en unos escaños.
¡Quisiera ser arbolito!

Asi poco a poco aprendo
lo qu' es mansera y arado
arrope, zanco y gloriado
bolillo que esta tejiendo
la piedra que esta moliendo
siembra, apuerca, poda y trilla
emparva, corte y vendimia
ya se lo que es la cizaña
y cuantas clases de araña
carcomen la manzanilla.

Aprendo a bailar la cueca
toco vihuela, improviso
descuero rana a cuchillo
ya le doy vuelta a la rueca.
Como una gallina clueca
saco mi linda parvá
y en la callana caldeá
dorado dejo el triguito
y amarillo el motecito
naide me gana a pelar.

...Y empiezo a amar la guitarra
y donde siento una farra
allí aprendo una canción.


La Inhumana  
(Violeta Parra)

El lunes por la mañana
saliendo a pasear Inés,
me encontré con la inhumana
y dije postrado a sus pies.
Señorita, si me admite,
el corazón le daré.
Y me contestó enfadada
hoy día no puede ser.
Mañana al anochecer.
El martes, segundo día,
en su puerta me paré
muy atento, muy afable,
muy alegre y muy cortés.
Señorita, si me admite,
el corazón le daré.
Y me contestó enfadada
hoy día no puede ser.
Mañana al anochecer.
El miércoles por la tarde
saliendo yo del café
iba con su madre al lado.
ay de mí, sí le diré.
Señorita,
lo prometido de ayer.
Y me contestó enfadada
hoy día no puede ser.
Mañana al anochecer.
El jueves a mediodía
saliendo de trabajar
al encontrarla me dijo:
Señor, déjeme pasar.
Señorita,
lo prometido de ayer.
Y me contestó enfadada
hoy día no puede ser.
Mañana al anochecer.
El viernes por la mañana
en su puerta me paré
hasta llegar a decirle
lo prometido de ayer.
Señorita, si me admite,
el corazón le daré.
Y me contestó enfadada
hoy día no puede ser.
Mañana al anochecer.
El sábado de ocho siglos
se permite trabajar,
más por la Iglesia Romana
el domingo a descasar.
Caballero vaya a andar.
Señorita,
lo prometido de ayer.
Y me contestó enfadada
hoy día no puede ser.
Mañana al anochecer.



La Jardinera  
Violeta Parra

Para olvidarme de tí
voy a cultivar la tierra
en ella quiero encontrar
remedio para mis penas.

Aquí plantaré el rosal
de las espinas más gruesas
tendré lista la corona
para cuando en mí te mueras.

Para mí tristeza violeta azul
clavelina roja pa' mi pasión
y para saber si me correspondes
deshojo un blanco manzanillón,
si me quieres mucho, poquito o nada
tranquilo queda mi corazón.

Creciendo irán poco a poco
los alegres pensamientos,
cuando ya estén florecidos
irá lejos tu recuerdo.
De la flor de la amapola
seré su mejor amiga
la pondré bajo la almohada
para quedarme dormida.

Para mí tristeza violeta azul
clavelina roja pa'mi pasión
y para saber si me correspondes
deshojo un blanco manzanillón,
si me quieres mucho, poquito o nada
tranquilo queda mi corazón.

Cogollo de toronjil,
cuando me aumenten las penas,
las flores de mi jardín,
han de ser mis enfermeras.

Y así acaso yo me ausento,
antes que tú te arrepientas
heredarás estas flores
ven a curarte con ellas.


La Juana Rosa (Arréglate Juana Rosa)  
(1950-1954)
Violeta Parra


Arréglate Juana Rosa
que llegó una invitación
mañana trillan a yegua
en la casa de Asunción
te ponís la bata nueva
en cada trenza una flor
tenís que andar buena moza
por si picái moscardón.

Tenís veinticinco
Rosita ay Rosa
vai pa' solterona
debís de pensar.

Vai bien empolvá
te ponís carmín
y agora pa' l'era
contenta y feliz.

Vai bien empolvá
te ponís carmín
y agora pa' l'era
contenta y feliz.

No hay niña que no haiga
en todo este alrededor
encontrao en algún'era
alivio a su corazón
la que lo dice es tu mamá
en l'era a Juan conoció
y en l'era tu prima hermana
al marío que tiene hoy.

Tenís veinticinco
Rosita ay Rosa
vai pa' solterona
debís de pensar.

Avívate Juana Rosa
que muy ligero anda el tren
pero si vamos pa' l'era
no quedái en el andén
que a mí también me hace falta
un yerno para querer
vamos a l'era y un nieto
me darís pa mi vejez.

Tenís veinticinco
Rosita ay Rosa
vai pa' solterona
debís de pensar.



La Lavandera  
Violeta Parra

Aquí voy con mi canasto
de tristezas a lavar
al estero del olvido
dejen, déjenme pasar.

Lunita, luna
no me dejes de alumbrar.

Tu cariño era el rebozo
y nos abrigó a los dos
lo manchaste una mañana
cuando me dijiste adiós

Lunita, luna
no me dejes de alumbrar.

En la corriente del río
he de lavar con ardor
la mancha de tu partida
que en mi pañuelo dejó.

Lunita, luna
no me dejes de alumbrar.

Soy la triste lavandera
que va a lavar su ilusión
el amor es una mancha
que no sale sin dolor.

Lunita, luna
no me dejes de alumbrar.


La Muerte    
(Violeta Parra - Luis Advis)

No es que no quiera pasarme
el lomo por la escobilla,
tampoco hacerle cosquillas
al que ha venido a escucharme.
Con prisiones y gendarmes
castiguen mi vanidad,
a la pata'e la verdad
yo estoy contando mi cuento,
Perdonen mi atrevimiento
y mi escasa habilidad.
Tenga calma la compaña
ya viene la despedida;
la poca sabiduría
mis pensamientos empaña.
Siempre la suerte me engaña
por mucha ilusión que tenga.
Que la fuerza me sostenga
si el sacrificio es en vano
y no me condene hermano,
no hay mal que por bien no venga.
Por años crucé las calles
gimiendo muy dolorosa
y a trabajar afanosa
me fui por montes y valles.
No quiero entrar en detalles
ni remover las cenizas,
lo malo me escandaliza
me quiebra nervios y huesos...
Ya el viento volvió el recelo
y el mar lavó las desdichas.
Me voy por un senderito
sembrado de blancos yuyos
y en árboles en capullo
ya cantan los chincolitos.
En el estero infinito
se están meciendo las aguas,
la sombra de la patagua
me recibe con cariño,
las lágrimas, del corpiño,
resbalan hasta mi enagua.
Detrás de las alamedas
se duermen los animales,
perfuman los cereales
las trémulas sementeras.
Las hojas por vez postrera
me brindan una sonrisa
y me refresca la brisa
con sus esponjas, la frente.
Respiro serenamente,
ya nada me martiriza.
Semana que mis rosales
estaban ya florecidos
yo con mi malo sentido
vi sólo sus espinales.
Las nubes primaverales
parecen una pintura,
los campos con su verdura
me han descorrido el telón.
Mis ojos bailan al son
del viento por la llanura.
Ya no me clava la estrella,
ya no me amarga la luna,
la vida es una fortuna
vistosa, próspera y bella.
Sus lluvias y sus centellas
nos engalanan los aires
nos brindan como una madre
su aliento renovadero.
Ya siento que el mundo entero
está de canto y baile.


La Muerte con Anteojos   
(Verso mochito con despedida)
Violeta Parra


Todas las noches conmigo
se acuesta a dormir un muerto,
aunque está vivo y despierto
confuso es lo que les digo,
es una mortaja, amigo,
que se alimenta de hinojos,
luego se enjuaga los ojos
p'a reposar en la tumba
y a mi lado se derumba
este finado de anteojos.

Se arrancó del cementerio
con una corona puesta,
una mujer deshonesta
le hizo perder el criterio,
esto p'a nadie es misterio
lo digo con amargura
y aunque yo tenga buenura
al muerto poco le importa,
y como esta vida es corta
anda con tanta locura

De qué le sirve el consuelo
al esqueleto 'e la muerte,
de qué me sirve la suerte
si me da tanto desvelo,
me está causando recelo
el frío lo tiene mudo,
pero a su llamado acudo
porque así quiere el destino
este finado ladino
quiso ser mío y no pudo

Debo de ser muy fatal
p'a venir de San Vicente
a probar inútilmente
lo amargo de este panal,
es poca toda la sal
que hay en la pampa de Chile
p'a curarle las cien miles
angustias que le dejaron
coquetas que lo humillaron
dejándolo sin abriles.

Por fin, queridos oyentes,
les pido con emoción,
recemos con emoción
por este muerto viviente,
es finado inteligente,
por eso que yo lo estimo,
a su muerte yo me arrimo
con esperanza y con fe,
pero qué hacer yo no sé,
y si lo sé, no me animo

 

La Pericona   
Violeta Parra

La pericona se ha muerto
no pudo ver a la meica
le faltaban sus tamangos
por eso se cayó muerta.

Asómate a la rinconá
con la cruz y la corona
que ha muerto la pericona
ayayai, ayayai.

La pericona se ha muerto
no pudo ver a la meica
le faltaba su milkao
por eso se cayó muerta.

Asómate a la rinconá
con la cruz y la corona
que ha muerto la pericona
ayayai, ayayai.

La pericona se muerto
no pudo ver a la meica
le faltaban cuatro reales
por eso se cayó muerta.

Asómate a la rinconá
con la cruz y la corona
que ha muerto la pericona
ayayai, ayayai.


La Pericona se ha Muerto  
(1964-1965)
(Violeta Parra)


La pericona se ha muerto
no pudo ver a la meica,
le faltaron cuatro reales
por eso se cayó muerta.
Asómate a la rincona
con la cruz y la corona
que ha muerto la Pericona
ay, ay, ay, ay, ay, ay!
La Pericona se ha muerto
no pudo ver la meica
le faltaron sus milcaos,
por esos se cayó muerta.
La Pericona se ha muerto
no pudo ver la meica
le faltaron sus tamangos,
por eso se cayó muerta.


La Petaquita   
Violeta Parra

Tengo una petaquita, para ir guardando
las penas y pesares que voy pasando.

Estribillo:
Pero algún día, pero algún día
abro la petaquita y la encuentro vacía.
Pero algún día, pero algún día
abro la petaquita y la encuentro vacía.

Todas las niñas llevan
en el vestido
un letrero que dice:
-busco marido.

Todos los hombres llevan
en el sombrero
un letrero que dice
yo soy soltero.

Todas las viudas llevan
en el rebozo
un letrero que dice
-busco otro esposo


La Renuncia    
Letra: Violeta Parra
Musica: Luis Advis

Si a mediados de invierno
cuando las noches son crudas
vemos a tanta criatura
peliando ya en este infierno
mas bien me venga la muerte
mas bien me venga la muerte
de seguir viendo este ejemplo.

El pobre vive en silencio
y sufre ya muy cruel castigo
de ver a sus diez chiquillos
en la miseria y el vicio
al borde del precipicio
al borde del precipicio
se esta aguzanando el trigo.

Es una infamia muy dura
que no te salven del foso
en dolores oprobiosos
y pregunto de partida
si la justicia en la vida
si la justicia en la vida
existe pa' los rotosos.

Los llevan por el calvario
cargados con una cruz
les niegan hasta la luz
los ciegan con su sudario
los dejan sin los rosales
los dejan sin los rosales
sin aire y sin manantiales.

De que nos sirven los templos
de que el sol y el aire puro
cuando su sol es oscuro
y va caminando a tiempo
necesito un lazarillo
necesito un lazarillo
que me alumbre este tormento.



Levántate, Huenchullan  
Violeta Parra

Arauco tiene una pena
que no la puedo callar
son injusticias de siglos
que todos van a aplicar
nadie le ha puesto remedio
pudiéndole remediar,
Levántate, Huenchullan.

Un día llega de lejos
Huecufe conquistador
buscando montañas de oro
que el indio nunca buscó
al indio le basta el oro
que le relumbra el sol.
Levántate, Curimón.

Entonces corre la sangre
no sabe el indio qué hacer
le van a quitar su tierra
la tiene que defender
el indio se cae muerto
y el afuerino de pié
Levántate, Manquilef.

Adónde se fue Lautaro
perdido en el cielo azul
y el alma de Galvarino
se la llevó el viento sur
por eso pasan llorando
los cueros de su kultrún.
Levántate, pués, Califull.

Del año mil cuatrocientos
que el indio afligido está
a la sombra de su ruca
lo pueden ver lloriquear
totora de cinco siglos
nunca se habrá de secar
Levántate, Curiñan.

Arauco tiene una pena
más negra que su chamal
ya no son los españoles
los que les hacen llorar
hoy son los propios chilenos
los que le quitan su pan
Levántate, Cayupán.

Ya rugen las votaciones
se escucha por no dejar
pero el quejido del indio
por qué no se escuchará?
aunque resuene en la tumba
la voz de Caupolicán.
Levántate, Huenchullan.


Lo Que Más Quiero  
Violeta Parra y música de Isabel Parra

Larai lai lai laralai larai lai laila
larailai lai laralai larai larai laila
larai lai lai laralai laralai laila
larailai la laralai laralai larai laila.

El hombre que yo más quiero
en la sangre tiene hiel
me deja sin su plumaje
sabiendo que va a llover,
sabiendo que va a llover.

El árbol que yo más quiero
tiene dura la razón
me priva su fina sombra
bajo los rayos del sol
bajo los rayos del sol.

El río que yo más quiero
no se quiere detener
con el ruido de sus aguas
no escucha que tengo sed
no escucha que tendo sed.

El cielo que yo más quiero
se ha comenzado a nublar
mis ojos de nada sirven
los mata la oscuridad
los mata la oscuridad.

Sin abrigo, sin la sombra
sin el agua, sin la luz
sólo falta que un cuchillo
me prive de la salud
me prive de la salud.



Los Parientes  
Letra: Violeta Parra
Musica: Luis Advis

Jose Calixto su nombre
fue bastante respeta'o
amistoso y bien letra'o
su talento les asombre
mas le aumenta su pronombre
al decidir muy en breve
no masentre martes y jueves
procura mostrar su honor
defendiendo el tricolor
el año setentainueve.

En la ciudad de Chillan
vivia en un caseron
dueño de la poblacion
de gran popularidad
pa' mayor autoridad
manda a su hijo a la escuela
y a peticion de mi abuela
le va a enseñar a solfear
par' un' orquesta formar
de arpa, violin y vihuela.

Mi abuelo por parte 'e maire
era inquilino mayor
capataz y cuidador
poco menos que del aire
el rico con su donaire
lo tenia de obliga'o
caballerizo monta'o
de viñatero y rondin
podaor en el jardin
y hortalicero forza'o.

Al verlo a primera vista
parece mi lindo abuelo
algun arcangel del cielo
gemelo de Juan Bautista
azules sus pupilas
dorada su cabellera
montado en su yegua overa
no hay niña que no lo mire
ni vieja que no suspire
por detrasito 'e mi abuela.

Mi taita fue muy letrario
pa' profesor estudio
y a las escuelas llego
a enseñar su diccionario
mi mama como canario
nacio en un campo flori'o
como zorzal entumi'o
crecio entre candelillas
conocio lo que es la trilla
la molienda, el amasijo.


Los Santos Borrachos 
(Violeta Parra)

Cristo cuando vino al nuestro
vino a esposar con su Iglesia,
bajaron santos y santas
a hacer una buena fiesta,
a hacer una buena fiesta.
Santa Filomena hizo ricos pollos,
armó santa Juana una pastelera.
San Pedro perdió las llaves
y partió a toda carrera,
atropelló a un santo viejo
y allí lo dejó en la tierra,
y allí lo dejó en la tierra.
Al pobre San Justo lo tumbó en la arena
y a San Sebastián le quebró una pierna.
San Pedro con San Francisco
tuvieron sus diferencias,
con preguntas y respuestas
se agarraron de las mechas.
se agarraron de las mechas.
Le dice San Pancho: Hijo calavera,
las llaves te cuelgan allá en tus caderas.
San Santiago, enojado,
del ver que de él no se acuerdan,
mandó ensillar su caballo
y echó sapos y culebras,
y echó sapos y culebras.
Santa Teresita hizo barredera,
con el cucharón le dio en la sesera.
Desierto por un momento
quedó el salón distinguío,
los gatos aprovecharon
pa comer pollo cocido,
pa comer pollo cocido.
Debajo la manta, San Lucas esconde
un aspa de pollo para su consorte.
Los aspirantes al cielo,
haciendo cola en la puerta.
Pero ni señas de Pedro,
¡qué oficina tan perfecta!
¡qué oficina tan perfecta!
Animas cristianas arrancan diciendo:
Si aquí nos tramitan, vamos p'al infierno.



LVII    
Violeta Parra

Salí de mi casa un día
p'a nunca retroceder,
preciso dar a entender
que lo hice a l'amanecida;
en fuga no hay despedida,
ninguno lo sospechó,
y si alguien por mí lloró
no quise causar un mal;
me vine a la capital
por orden de Nicanor.

Me manda carta el domingo,
el lunes viajando va,
el miércoles lista ya
p'al sitio en su destino,
el jueves un peregrino
cartero diciendo: abricia;
el viernes nadie malicia,
partí para no volver,
el sábado enSan Javier
de mí les mando noticia.

Mi hermano: Vente, decía,
pensando en tiempo futuro,
l'entiendo mal, me apresuro
partiendo sobre la misma;
si no mesaqué la crisma
en viaje de tanto empeño,
fue por la nube d'ensueño
que no me deja un instante,
entre asustá' y delirante
salí del profundo sueño.

De tres o cuatro empellones
y en menos de una semana
impávida, salva y sana
crucé noventa estaciones,
la luz de mis ilusiones
me trajo sin saber cómo
volando cual un palomo;
no quise andar en desvíos,
mujer que tiene sentido
tranquea con pies de plomo.

Mi hermano decía: Vente,
que lindo es el estudiar,
el mundo es un ancho mar
lo cruzarás por el puente,
a nado puede la muerte
llevart'en su remolino,
busquemos, pues, un camino
no me propales contrario,
aprend'el abecedario
que te dará buen destino.

 

LXII    
Violeta Parra

No lloro yo por llorar
sino por hallar sosiego,
mi llorar es como un ruego
que naide quier' escuchar,
del ver y considerar
la triste calamidá'
que vive la humanidá'
en toda su longitú';
l'escasez de virtú'
es lo que me hace llorar.

Ayer, buscando trabajo,
llamé a una puerta de fierro,
como si yo fuera un perro
me miran de arrib' abajo,
con promesas a destajo
me han hecho volver cien veces,
como si gusto les diese
al verme solicitar;
muy caro me hacen pagar
el pan que me pertenece.

No demando caridá'
ni menos pid'un favor,
pido con mucho rigor
mi derecho a trabajar;
yo quiero ganar mi pan
mi harina y mi ají picante;
con su sonrisa farsante
me dicen con voz postrera
que al llegar la primavera
puede ser que haiga vacante.

Así me pasan los días,
uno sobre otro en las mesmas,
veo que llega cuaresma,
una mas y otra enseguí'a;
le ruego a San Jeremías,
le prendo vela tras vela,
más sordo que l'entretela
se burla de mis quebrantos;
si no me conduel'el santo,
¿quién quiero que se conduela?

No pierdo las esperanzas
de que'sto tenga su arreglo,
un día este pobre pueblo
teng' una feliz mudanza:
el toro solo se amansa
montándolo bien en pelo;
no tengo ningún recelo
de verle la pajarilla
cuando se dé la tortilla
la vuelta que tanto anhelo.

 

LXIII     
Violeta Parra

Anoto en mi triste diario:
Restaurán El Tordo Azul;
allí conocí a un gandul
de profesión ferroviario;
me jura por el rosario
casorio y amor eterno;
me lleva muy dulce y tierno
atá' con una libreta
y condenó a la Violeta
por diez años de infierno.

Lo vi por primera vez
en una gran maquinaria
por la línea ferroviaria
de Yungay a la Alameda,
con una chaqueta nueva
de cuero, por la ventana;
talán, talán, la campana
retumba en mi corazón
por el joven conductor
que me hace mil musarañas.

Yo le pregunto contrita
que me dijera su oficio
él me responde malicio'
que él es un gran maquinista;
le creo a primera vista,
l'entrego mi corazón
y me ha mentí'o el bribón
según más tarde un amigo
diciéndome: tu mari'o
es un vulgar limpia'or.

Montá' en el macho no que'a
otra cosa que amansarlo,
pero el indino al notarlo
me armó la feroz pelea;
se cura, se zarandea
con unos tales barracos,
de farra con unos pacos
llegaba de amanecí'a;
sufriendo de noche y día
pasé las de Quico y Caco.

A los diez años cumplí'os
por fin se corta la güincha,
tres vueltas daba la cincha
al pobre esqueleto mío,
y p'a salvar el sentí'o
volví a tomar la guitarra;
con fuerza Violeta Parra
y al hombro con dos chiquillos
se fue para Maitencillo
a cortarse las amarras.


LXIV    
Violeta Parra

Un día en una cantina
a l'hora de la madrugá'
uando estaba la gallá'
más peligrosa y malina,
yo vi una carita fina
asomada en una puerta,
pidiéndole a doña Berta
permiso para cantar
y así poderse ganar
unas chauchillas murientas.

Era media'os de invierno,
las noches eran muy cru'as,
vide qu'esa criatura
peleaba ya en est'infierno,
siendo tan bellos y tiernos
sufren ya muy cruel castigo
delante d'esos testigos
de la miseria y el vivio,
al borde del precipicio
se l'agusana'p el trigo.

La dueña d'este convento
que sólo viv'entre pipas
tiene la borra en las tripas,
y al medio del pensamiento,
le dijo: cabro pulguiento,
pónete luego a cantar;
¡Válgame Dios! que al entrar
lo vi con una chiquita;
me dijo: 'esta es Margarita
que me viene a acompañar.

Mi corazón s'hizo añicos,
renegué contra la ví'a,
me dirijo compunjí'a
arrimándome a los chicos,
y bailoteaban los micos
allí como escarabajos,
me queman de arrib'abajo
los rayos de sus miradas,
cuando después que cantaban
tomaban vino a destajo.

Bendito sea Dios, Hermano,
llorando yo me acerqué,
el vaso le arrebaté
gritando: esto es inhumano;
y el niño que ya es villano
me grita con insolencia
un rosario de indecencias;
todos se ríen de mí
yo me retiro de allí
con un cargo en la conciencia.



LXXVII   
Violeta Parra

Voy ordenando mi mundo,
me apersono en la Embajada,
soy cruelmente tramitada
con mis afanes profundos;
Tobías Barros Segundo,
qu'es diplomático sabio,
con la sonrisa en los labiios
me dice: la Francia es cancha,
la Viena, requete chancha,
sólo da puros agravios.

A l'estación me dirijo
con rabia descomunal,
mil voces en alemán
me hacen turumba el oído,
perdí los cinco sentidos
tratando de porquería
en una boletería
a un correuto funcionario
de pelo color canario
que alegre me sonreía.

Yo quiero salir de aquí,
le grito en claro chileno,
m'entrega noble y sereno
boleto para París,
la gente qu'estaba allí
me mira curiosamente,
yo agrego, pícaramente,
s'entiende qu'en español:
¿Qué de raro tengo yo
que no lo tenga la gente?

Subo al tren con gran consuelo
y ocasión p'a meditar,
el tren me hace descansar
y aplacarme de los nervios;
Tobías Barros soberbio,
glorioso estará de mí;
¡ay que día tan feliz
cuando lo vuelva a encontrar,
Dios me lo ha de presentar
cuando yo crezca en París!

Grand'era mi agotamiento,
mi pena y mi soledad.
¡Señor, qué barbaridad
causarme tanto tormento!
Es tuyo el atrevimiento,
responde el cielo en su altura,
ayer quisiste aventura,
hoy te vis arrepentida,
mejor quédate dormí'a
par'espantar tu amargura.

Dormida crucé países
y campos desconocidos,
crucé montañas y ríos,
nubes suecas, nubes grises,
soné momentos felices
con mis lejanos amigos,
con mi Santiago, testigo
de gratas pasadas horas,
despierto al llegar l'aurora
la Francia ya está conmigo.



LXXXI 
Violeta Parra

Cuando regreso al país,
el alto montón d'escombros
que cae sobre los hombros
d'esta cantora infeliz;
no encuentro ni la raíz
de un árbol que yo dejara,
el diablo lo transplantara
a un patio muy diferente,
me dice toda la gente;
se lo lleó su cuñada.

Entro en mi vieja casucha,
siento un nudo en las entrañas,
los grillos y las arañas
me van presentando lucha,
nadie m'esplica o escucha,
pregunto por cada cosa:
por mis botones de rosa,
por mi tejido a bolillo:
inútil, respond'el grillo,
lo mismo la mariposa.

La memoria anda ausente
en las alturas del cielo,
paloma emprendió su vuelo,
p'a mí nunca más presente.
Los mayores, penitentes,
me aguardan con su paciencia;
dos años duró l'ausencia
mas hoy están con su mamá,
con todos en una cama
disfruto de su presencia.

Total, con calma y salud
voy enfrentando la vida,
no debo estar afligida,
lejos veo mi ataúd;
algo tendré de virtud
como no ardo en maldiciones,
de nuevo con mis canciones
voy a juntar centavitos,
y plantaré otro arbolito
que me dé sombra y amores.

Por último les aviso
que Dios me quitó mi guagua
y echó a funcionar la fragua
que tiene en el Paraíso,
pasó por Valparaíso
y en una linda corbeta
que brilla como una cometa,
me dice: En este vapor
me llevé a tu hija menor,
pero te tengo una nieta.

LXXXIII 
(Verso por Confesión)
Violeta Parra

Cuando yo salí de aquí
dejé mi guagua en la cuna,
creí que la mamita Luna
me l'iba a cuidar a mí,
pero como no fue así
me lo dice en una carta
p'a que el alma se me parta
por no tenerla conmigo;
el mundo será testigo
que hei de pagar esta falta.

La bauticé en la capilla
p'a que no quedara mora;
cuando llegaba la aurora
le enjugaba las mejillas
con agua de candelillas
que dicen que es milagrosa.
Mas se deshojó la rosa;
muy triste quedó la planta,
así como la que canta
su pena más dolorosa.

Llorando de noche y día
se terminarán mis horas,
perdóname, gran Señora,
digo a la Virgen María,
no ha sido por culpa mía,
yo me declaro inocente,
lo sabe toda la gente
de que no soy mala maire,
nunca p'a ella faltó el aire
ni el agua de la vertiente.

Ahora no tengo consuelo,
vivo en pecado mortal,
y amargas como la sal
mis noches son un desvelo;
y es contar y no creerlo,
parece que la estoy viendo,
y más cuando estoy durmiendo
se me viene a la memoria;
ha de quedar en la historia
mi pena y mi sufrimiento.


Maldigo del Alto Cielo 
Violeta Parra


Maldigo del Alto Cielo
la estrella con su reflejo
maldigo los azulejos
destellos del arroyuelo
maldigo del bajo suelo
la piedra con su contorno
maldigo el fuego del horno
porque mi alma está de luto
maldigo los estatutos
del tiempo con sus bochornos
cuánto será mi dolor.

Maldigo la Cordillera
de los Andes y de la Costa
maldigo Señor la angosta
y larga faja de tierra
también la paz y la guerra
lo franco y lo veleidoso
maldigo lo perfumoso
porque mi anhelo está muerto
maldigo todo lo cierto
y lo falso con lo dudoso
cuanto será mi dolor.

Maldigo la primavera
con sus jardines en flor
y del otoño el color
yo lo maldigo de veras
a la nube pasajera
la maldigo tanto y tanto
porque me asiste un quebranto
maldigo el invierno entero
con el verano embustero
maldigo profano y santo
cuánto será mi dolor.

Maldigo a la solitaria
figura de la bandera
maldigo cualquier emblema
la venus y la araucaria
el trino de la canaria
el cosmo y sus planetas
la tierra y todas sus grietas
porque me aqueja un pesar
maldigo del ancho mar
sus puertos y sus caletas
cuánto será mi dolor.

Maldigo luna y paisaje
los valles y los desiertos
maldigo muerto por muerto
y al vivo de rey a paje
al ave con su plumaje
yo la maldigo a porfía
las aulas, las sacristías
porque me aflije un dolor
maldigo el vocablo amor
con toda su porquería
cuánto será mi dolor.

Maldigo por fin lo blanco
lo negro con lo amarillo
obispos y monaguillos
ministros y predicantes
yo los maldigo llorando
lo libre y lo prisionero
lo dulce y lo pendenciero
le pongo mi maldición
en griego y español
por culpa de un traicionero
cuánto será mi dolor.


Mazúrquica Modérnica 
Violeta Parra

Me han preguntádico varias persónicas
Si peligrósicas para las másicas
Son las canciónicas agitadóricas
Ay que pregúntica más infantílica
Sólo un piñúflico la formulórica
Pa' mis adéntricos y momentórica.


Le ha contestádico y al preguntónico
Cuando la guática pide comídica
Pone al cristiánico firme y guerrérico
Por sus poróticos y sus cabóllicas
No hay regimiéntico que los deténguica
Si tienen hámbrica los populáricos.

Preguntadónicos partidirístico
Disimuládicos y muy malúlicos
Son peligrósicos más que los vérsicos
Más que las huélguicas y los desfílicos
Bajito cuérdica firman papélicos
Lavan sus mánicos como Piláticos.

Caballeríticos almidonádicos
Almibarádicos mini ni ni ni ni...
Le echan carbónico al inocéntico
Y arrellenádicos en los sillónicos
Cuentan los muérticos de los encuéntricos
Como frivólicos y bataclánicos..

Varias matáncicas tiene la histórica
En sus pagínicas bien imprentádicas

Para montárlicas no hicieron fáltica
Las refalósicas revoluciónicas
El juraméntico jamós cumplídico
Es el causántico del desconténtico
Ni los obréricos, ni los paquíticos
Tienen la cúlpica seor fiscálico.

Lo que yo cántico es una respuéstica
A una pregúntica de unos graciósicos
Y más no cántico porque no quiérico
Tengo flojérica en los zapáticos
En los cabéllicos, en el vestídico
En los riñónicos, en el corpíñico.

Me Gustan Los Estudiantes 
Violeta Parra

¡Que vivan los estudiantes
Jardín de las alegrías!
Son aves que no se asustan
De animal ni policía
Y no les asustan las balas
Ni el ladrar de la jauría
Caramba y zamba la cosa

¡Que viva la astronomía!

¡Que vivan los estudiantes
Que rugen como los vientos
Cuando les meten al oído
Sotanas o regimientos!
Pajarillos libertarios
Igual que los elementos
Caramba y zamba la cosa
!Que vivan los experiementos!

Me gustan los estudiantes
Porque son la levadura
Del Pan que saldrá del horno

Con toda su sabrosura
Por la boca del pobre
Que come con amargura
Caramba y zamba la cosa
¡Viva la literatura!

Me gustan los estudiantes
Porque levantan el pecho
Cuando les dicen harina
Sabiéndose que es afrecho
Y no hacen el sordomudo
Cuando se presenta el hecho
Caramba y zamba la cosa
¡El código del derecho!

Me gustan los estudiantes
Porque marchan sobre la ruina
Con las banderas en alto

Va toda la estudiantina:
Son químicos y doctores
Cirujanos y dentistas
Caramba y zamba la cosa
¡Vivan los especialistas!

Me gustan los estudiantes
Que van al laboratorio
Y descubren lo que se esconde
Adentro del confesorio
Ya tienen un gran carrito
Que llegó hasta el purgatorio
Caramba y zamba la cosa
¡Los libros explicatorios!

Me gustan los estudiantes
Que con muy clara elocuencia
A la bolsa negra sacra
Le bajó las indulgencias
Porque, ¿Hasta cuándo nos dura
Señores, la penitencia?
Caramba y zamba la cosa
¡Que viva toda la ciencia!



Me Voy, Me Voy (o Si te Hallas Arrepentido) 
(1954-1957)
(Violeta Parra)

Si te hallas arrepentido,
me voy, me voy,
de haberme dado tu amor,
adiós, adiós.
Yo no he tenido la culpa,
me voy, me voy,
tú me diste la ocasión,
adiós, adiós.
Los celos me oprimen
yo no sé por qué.
¿Por qué no te vienes
conmigo otra vez?
Tú me diste la ocasión
para que yo te quisiera;
para que otra dueña goce
es preciso que yo muera.
Si por primero empezaste
a acariciarme de veras,
con halagos me engañaste
para que yo te quisiera.
Escucha y pone atención
a lo que te estoy diciendo:
veremos cómo te paga
esa que tú estás queriendo.



Miren Cómo Sonríen (o Miren) 
(1960-1963)
(Violeta Parra)
Cancionero de Violeta Parra

Miren cómo sonríen
los presidentes
cuando le hacen promesas
al inocente.
Miren cómo le ofrecen
al Sindicato
este mundo y el otro
los candidatos.
Miren cómo redoblan
los juramentos,
pero después del voto
doble tormento.
Miren el hervidero
de vigilante
para rociar de flores
al estudiante.
Miren cómo relumbran
carabineros
para hacerle premios
a los obreros.
Miren cómo se visten
cabo y sargento
para teñir de rojo
los pavimentos.
Miren cómo profanan
las sacristías
con pieles y sombreros
de hipocresía.
Miren cómo blanquean
mes de María
y al pobre negrean
la luz del día.
Miren cómo le muestran
una escopeta
para quitarle al pobre
su marraqueta.
Miren cómo se empolvan
los funcionarios
para contar las hojas
del calendario.
Miren cómo sonríen,
angelicales,
miren como se olvidan
que son mortales.



Niña Hechicera 
mazurca
Violeta Parra


Niña hechicerade rostro agraciado
dime si has amado aguna vez por caridad
que yo ya siento mi alma transida
quiereme tu niña un poquito y nada mas.

ESTRIBILLO
Ven, Ven, Ven hechicera mujer
Ven, Ven, Ven, Ven
Te adoro con frenesi
Si, si, Ven hechicera a mis brazos
sino de pena, sino de pena voy a morir.

Flor candorosa de gracia divina
tu eres la esperanza que mitiga mi dolor
y es tan inmensa ya mi pasion
que por ti suspira, por ti delira mi corazon



No te Quiero Sino Porque te Quiero (o Te quiero sólo porque a ti te quiero)  
(1957-1960)
(Pablo Neruda - Violeta Parra)

[Cancionero de Violeta Parra]
Te quiero sólo porque a ti te quiero
Y de quererte a no quererte llego
Y de mirarte cuando yo te espero
Pasa mi corazón del frío al fuego
No te quiero sino porque te quiero
Te odio sin fin y odiándote te ruego
Y la medida de mi amor viajero
Es no verte y amarte como un fuego
Tal vez consumirá la luz de enero
Su rayo cruel mi corazón entero
Robándome la llave del sosiego
En esta historia sólo yo me muero
Y moriré de amor porque te quiero
Porque te quiero amor a sangre y fuego


Paloma Ausente
 

Violeta Parra

Cinco noches que lloro por los caminos,
cinco cartas escritas se llevo el viento
cinco pañuelos negros son los testigos
de los cinco dolores que llevo adentro

Paloma ausente, blanca paloma, rosa naciente.

Paso lunas enteras mirando el cielo
con un solo deseo en el pensamiento:
que no descienda herida mi palomita,
la que viene fundida a los elementos.

Paloma ausente...

Dice un papel escrito con tinta verde
que teniendo paciencia todo se alcanza,
una que bien la tuvo salió bailando
del jardin al arco de las alianzas.

Paloma ausente...

Una jaula del aire viene bajando
con todos sus barrotes de calamina
todos los pajarillos vienen trinando
sin embargo distingo a mi golondrina.

Paloma ausente...

Voy a ponerme un traje de mariposa
mañana cuando llegue mi palomita,
en los dedos banderas de tres colores
y en las pestañas miles de candelillas.

Paloma ausente...

Paloma Ingrata 
Violeta Parra

Una paloma ingrata
su amante deja
por seguir a otro amante
que la aconseja
que la aconseja
y le decia
y le decia
no quiero por mas tiempo
tu compañia.

Sale el viudo palomo
cansado errante
cansado errante
y encuentra a la paloma
con nuevo amante
con nuevo amante
y a picotazos
y a picotazos
derriban al palomo
hecho pedazos.

El amante muy triste
y arrepentido
y arrepentido
le dice a la paloma
los dos matamos
tu fiel marido
yo te abandono
yo te abandono
para que no me pase
lo que al palomo.

Salio la palomita
desesperada
desesperada
y al pasar por el bosque
quedo enredada
quedo enredada
y sin merced
y sin merced
murio la palomita
de hambre y de sed.

Jovenes que me escuchais
la triste historia
la triste historia
no sigais el ejemplo
de la paloma
de la paloma
que dios castiga
que dios castiga
a aquellos que a su mente
quitan la vida


Parabienes al Revés 
Violeta Parra

Una carreta enflorá
se detiene en la capilla
el cura salió a la entrá
diciendo: qué maravilla!
diciendo: qué maravilla!
el cura salió a la entrá
se detiene en la capilla
una carreta enflorá.

A las once del reloj
entran los novios del brazo
se le llenaron de arroz
el sombrero y los zapatos
el sombrero y los zapatos
se le llenaron de arroz
entran los novios del brazo
a las once del reloj.

Cuando estaban de rodillas
en el oído el sacristán
le tocó la campanilla
al novio, talá, talán
al novio, talá, talán
le tocó la campanilla
en el oído el sacristán
cuando estaban de rodillas.

El cura le dijo adiós
a la familia completa
después que un perro lairó
el mesmo cerró la puerta
el mesmo cerró la puerta
después que un perro lairó
a la familia completa
el cura le dijo adiós.

En la carreta enflorá
ya se marcha la familia
al doblar una quebrá
se perdió la comitiva
se perdió la comitiva
al doblar la quebrá
ya se marcha la familia
en la carreta enflorá.


Pastelero a tus Pasteles 
Violeta Parra

Ya me voy, ya me voy para Bolivia
Ya me voy, ya me voy para Bolivia
Sonaron, sonaron los cascabeles
Sonaron, sonaron los cascabeles
diciendo, diciéndome al oído
pastele, pastelero a tus pasteles
Ya me voy, ya me voy para Bolivia
como todo está escaso
ay ay ay, comaidre Mena,
a la falta de pan
ay ay ay, la torta es buena.
Como todo está escaso
ay ay ay, comaidre Mena,
Comaidre Mena, ay si
ay ay ay, compadre Armando
más vale ave en la mano,
ay ay ay, que cien volando
mi compadre Alejandro
ay ay ay, murió esperando.


Pedro Urdemales 
(Violeta Parra)

Pedro Urdemales, peyuco,
venido de Chiloé,
se encontró con una vieja
que bailaba trucu trucutrucu
Y al dar la vuelta el peyuco,
se retita más atrás,
la viejita lo miraba
con el trucu trucutrucu.
Anda pues Pedro Urdemales
con tus mentiras al diablo
y vete por la sombrita
que por el sol trucu trucutrucu.

 

Por la Mañanita 
Violeta Parra

Llévame de aquí, llévame de aquí vida mía
llévame de aquí, llévame de aquí por piedad
llévame que tengo más honda la herida
la que me dejaste al partir ayayai
llévame de aquí, llévame de aquí vida mía
llévame de aquí, llévame de aquí por piedad.

Por la mañanita pañuelo blanco
pañuelo blanco te he de lavar
por la nochecita cariño grande
cariño grande te he de brindar
por la nochecita cariño grande
cariño grande te he de brindar.

Para qué te qui, para qué te quise yo tanto
para qué me ju, para me juraste amor
para qué serán, para qué serán las mujeres
amantes del hombre y no causan dolor
para qué , para qué me juraste amor.

Por la mañanita pañuelo blanco
pañuelo blanco te he de lavar
por la nochecita cariño grande
cariño grande te he de brindar
por la nochecita cariño grande
cariño grande te he de brindar.

No me niegues, no me niegues tu cariño
que en mis ojos ten, que en mis ojos tengo la luz
tú me dabas miel, tú me dabas miel de tus labios
tú serás mi dueño, yo seré tu cruz
no me niegues, no me niegues, no, tu cariño
tú serás mi dueño, yo seré tu cruz.

Por la mañanita pañuelo blanco
pañuelo blanco te he de lavar
por la nochecita cariño grande
cariño grande te he de brindar
por la nochecita cariño grande
cariño grande te he de brindar.



Porqué los Pobres No Tienen 
Violeta Parra

Porqué los pobres no tienen
adonde volver la vista
la vuelven hacia los cielos
con la esperanza infinita
de encontrar lo que a su hermano
en este mundo le quitan
Palomitai, qué cosas tiene la vida
ay sambitai.

Porqué los pobres no tienen
adonde volver la voz
la vuelven hacia los cielos
buscando una confesión
y aunque su hermano no escucha
la voz de su corazón
Palomita..

Porqué los pobres no tienen
en este mundo esperanza
se amparan en la otra vida
como una justa balanza
por eso llas procesiones
las velas y las alabanzas
Palomita..

De tiempos immemoriales
que se ha inventado el infierno
para asustar a los pobres
con sus castigos eternos
y el pobre que es inocente
con su inocencia creyendo
Palomitai.

Y pa´seguir la mentira
los llama su confesor
les dice que Dios no quiere
ninguna revolución
ni pliegos, ni sindicatos
que ofenden su corazón
Palomitai


Por Que Sera, Dios del Cielo 
Letra: Violeta Parra
Musica: Isabel Parra

Por que sera, Dios del cielo
que no se resigna el alma
cuando nos cambian la calma
por olas de desconsuelo?
Tal vez sea por orgullo
del que recibe la afrenta
porque la pena es inmensa
de ver deshecho el capullo
por no escuchar el arrullo
les brota la indiferencia.

Se llora a lagrima ardiente
la ausencia del ser querido
el corazon conmovido
palpita ligeramente
de verse tan de repente
solito en su gran desvelo
como un barquito velero
que pierde su capitan
en brazos del huracan
por que sera, Dios del cielo?

Todos hablan del verano
todos de la primavera
de la luna, de la estrella
y del cielo arrebolado
como si el enamorado
que podera tanto azul
tuviera en si la virtud
de la dicha eternamente
cuando solo de repente
se escucha el son del laud.

La tristeza es un infierno
que nos oprime a su antojo
como pajaro goloso
muerde las flores brillantes
el alma es el gobernante
que rige las estaciones
correspondido en amores
el ser se convierte en sol
y en negro el bello arrebol
si el hombre esta en afliccion.


Puerto Montt está Temblando 
Violeta Parra
(1960-1963)


Puerto Montt está temblando
con un encono profundo
es un acabo de mundo
lo que yo estoy presenciando
a Dios le voy preguntando
con voz que es como un bramido
por qué mandó este castigo
responde con elocuencia
se me acabó la paciencia
y hay que limpiar este trigo.

Se me borró el pensamiento
mis ojos no son los míos
puedo perder el sentido
de un momento a otro momento
mi confusión va en aumento
soy una pobre alma en pena
ni la más dura cadena
me hubiera afligido tanto
ni el mayor de los espantos
congela así las venas.

Estaba en el dormitorio
de un alto segundo piso
cuando principia el granizo
de aquel feroz purgatorio
espejos y lavatorios
descienden por las paredes.
Señor, acaso no puedes
calmarte por un segundo
y me responde iracundo:
pa'l tiburón son las redes.

No hay palabras en el mundo
para explicar la verdad
ni talento en realidad
pa penetrar en profundo
qué viento más iracundo
qué lluvia tan alarmante
qué pena tan abundante
quién me da la explicación
sólo el sabio Salomón
pero se halla tan distante.

Del centro salté a la puerta
con gran espanto en el alma
rogando por una calma
pero el temblor va en aumenta.
Todo a mis ojos revienta
se me nubla la cabeza
del ver brincar en la pieza
la estampa de San Antonio
diciendo: muera el demonio
que se anda haciendo el que reza.

La mar está enfurecida
la tierra está temblorosa
qué vida tan rencorosa
lo trajo la atardecida
con una angustia crecida
le estoy pidiendo al señor
que detenga su rencor
tan sólo por un minuto
es un peligro este luto
pal alma y el corazón.

Así fue señores míos
la triste conversación
que en medio de aquel temblor
sostuve con el divino
cuando pasó el torbellino
de la advertencia final
bajito empezó a llorar
mi cuerpo resucitado
diciendo Dios'tá indignado
con la culpa terrenal.

Me aferro con las dos manos
en una fuerte manilla
flotando cual campanilla
o péndulo disparado
qué es esto mi Dios amado
dije apretando los dientes
pero él me responde hiriente
pa'hacer mayor el castigo
para el mortal enemigo
del pobre y del inocente.


Pupila de Aguila 
Violeta Parra
(1964-1965)


Un pajarillo vino a posarse bajo mi arbolito
era de noche, yo no podía ver su dibujito
se lamentaba de que una jaula lo hizo prisionero
que las plumillas, una por una, se las arrancaron
quise curarlo con mi cariño, más el pajarillo
guardó silencio como una tumba hasta que amaneció.

Llegan los claros de un bello día, el viento sacudió
todo el ramaje de mi arbolito y allí se descubrió
que el pajarillo tenía el alma más herida que yo
y por las grietas que le sangraban su vida escapó
en su garganta dolido trino llora su corazón
le abrí mi canto y en mi vihuela lo repitió el bordón.

Ya mejoraba, ya sonreía con mi medicina
cuando una tarde llegó una carta de su jaula antigua
en mi arbolito brotaron flores negras y moradas
porque el correo vino a buscarlo, mis ojos lloraban
desaparece, me deja en prenda toda su amargura
se lleva ufano mi flor más tierna, mi sol y mi luna.

En el momento de su partida, en mi cuello un collar
dejó olvidado, y como Aladino yo le empecé a frotar
pasan minutos, pasan las horas y toda una vida
por el milagro de aquella joya lo he visto regresar
con más heridas, con más silencio y con garras largas
su buenos días mi piel desgarra con ácida maldad.

Ave que llega sin procedencia y no sabe dónde va
es prisionera en su propio vuelo, ave mala será
ave maligna, siembra cizaña, bebe, calla y se va,
cierra tu puente, cierra tu canto, tira la llave al mar
un pajarillo vino llorando, lo quise consolar
toqué sus ojos con mi pañuelo, pupila de águila
pupila de águila.


Que He Sacado con Quererte? 
Violeta Parra

Què he sacado con la luna, ayayai
que los dos miramos juntos, ayayai?
Què he sacado con los nombres, ayayai
estampados en el muro, ayayai?
cómo cambia el calendario, ayayai
cambia todo en este mundo, ayayai
ayayai
ay.

Què he sacado con el lirio, ayayai
que plantamos en el patio, ayayai?
no era uno el que plantaba, ayayai
eran dos enomorados, ayayai
hortelano, tu plantío, ayayi
con el tiempo no ha cambiado, ayayai
ayayai
ay.

Aquí está la misma luna, ayayai
y en el patio el blanco lirio, ayayai
los dos nombres en el muro, ayayai
y tu rostro en el camino, ayayai
pero tú, palomo ingrato, ayayai
ya no arrullas en mi nido, ayayai
ayayai
ay.

 

Qué Palabra te Dijera 
(Violeta Parra - Isabel Parra)
Violeta Parra

¿Qué palabra te dijera
que llegue a tu corazón
con la fuerza que al enfermo
lleva la muerte su voz,
reinando sobre lo humano
y toda la creación?

Cuando yo la modulaba
sólo pensaba en tu amor,
de manera que mi orilla
con la tuya se juntó,
y fue tan vivo el recuerdo
que mi alma se dibujó.

Mariposa que dormía
tranquila dentro de mí.
Se despertó de repente
queriéndoseme salir
por todos los caminitos
de mi cerebro sin fin.

Como no tengo palabras
que aclaren mi corazón
te mandaré por el aire
el eco de mi canción,
en ella va dibujada
la forma de mi pasión.



Qué Pena Siente el Alma
 

Violeta Parra

Qué pena siente el alma
cuando la suerte impía
se opone a los deseos
que anhela el corazón.

Qué amargas son las horas
de la existencia mía
sin olvidar tus ojos
sin escuchar tu voz.

Y sin embargo a veces
la sombra de la duda
que por mi mente pasa
como fatal visión.



Qué Tanto Será 
(1964-1965)
(Violeta Parra)

Me fui gateando por una nube
por una nube color café
como las nubes se mueven solas,
llegué a la isla de Chiloé.
Me gusta la vida florido rosal
sus bellas espinas no me han de clavar
y sí una me clava, qué tanto será.
Pasé por Lota de amanecida
con los primeros rayos de sol,
miré p'abajo diviso Penco,
que relumbraba como un crisol.
Vaya paseo señores míos ,
el que en mi nube me regalé
seguí camino, diviso un Pino,
desde mi nube lo saludé.
Vuela que vuela en dulce nube,
de repentito se me taimó
saco un taladro con muchas puntas,
y to'a entera se perforó. ,
Me faltó tino pa'equilibrarme
cuando mi nube empezó a llover
me agarré firme de los hilitos,
y como gata me descolgué.
Caí en la copa de una patagua
por su ramaje me deslicé
salté en un charco de agüita clara,
y con el fresco me desperté.


Qué te Trae por Aquí 
(1957-1960)

(Violeta Parra)


Qué te trae por aquí
eso me habrás de contestar
si me piensas engañar
yo habré de engañarte a ti
qué te trae por aquí
eso habrás de contestar.
Ándate con claridad
volando en este jardín
si eres palomo engañoso
lleva lejos tu jardín...
Llegaste a mi palomar
pero no sé con qué fin
si eres palomo del bien
bienes tendrás que sufrir.
Llegaste a mi palomar
pero no sé con qué afán
si eres palomo del mal
males tendrás que gozar.
Si te brindan la ocasión
confiesa la realidad
si eres palomo o gorrión
no me habrás de ocultar...


Quisiera Tener Cien Pesos 
(Violeta Parra - Isabel Parra)
Violeta Parra

Comaire, quisiera tener cien pesos
comaire, pa' buscarme un amorcito
comaire, pa' buscarme un amorcito
comaire, porque de balde no hay caso
comaire, que me quieran poquito
comaire, quisiera tener cien pesos.

Quien tuviera, señores
unos trescientos
apuesto que me hablaran
de casamiento
quien tuviera señores
unos trescientos.

De casamiento, si
por unos miles
amores a la chuña
que viva Chile
amores a la chuña
que viva Chile
yo no tengo ni cobre
porque soy pobre


Rin del Angelito
 

Violeta Parra

Ya se va para los cielos
Ese querido angelito
A rogar por sus abuelos
Por sus padres y hermanitos
Cuando se muere la carne
El alma busca su sitio

Adentro de una amapola
O dentro de un pajarito.

La tierra lo está esperando
Con su corazón abierto
Por eso es que el angelito
Parece que está despierto
Cuando se muere la carne
El alma busca su centro

En el brillo de una rosa
O de un pececito nuevo.

En su cunita de tierra
Lo arrullará una campana
Mientras la lluvia le limpia
Su carita en la mañana
Cuando se muere la carne
El alma busca su diana

En el misterio del mundo
Que le ha abierto su ventana.

Las mariposas alegres
De ver el bello angelito
Alrededor de su cuna
Le caminan despacito
Cuando se muere la carne
El alma va derechito

A saludar a la luna
Y de paso al lucerito.


Adónde se fue su gracia
Y adónde se fue su dulzura
Porque se cae su cuerpo
Como la fruta madura
Cuando se muere la carne
El alma busca en la altura
La explicación de su vida

Cortada con tal premura
La explicación de su muerte
Prisionera en una tumba
Cuando se muere la carne
El alma se queda a oscuras.


Rodriguez y Recabarren 
Violeta Parra


Señores y señoritas
que esta gran circunstancia
voy a dejarles constancia
de una traicion infinita
que consumo maldita
canalla del carnaval
contra la fuerza leal
del cuerpo de cinco emblemas

Que vivian los problemas
de la razon popular

Que vivian los problemas
de la razon popular

Asi el mundo quedo en duelo
y esta llorando a porfia
por Federico Garcia
con un doliente pañuelo
no puede hallar consuelo
las almas con tal hazaña
que luto para la España
que verguenza en el planeta

De haber matado un poeta
nacido de sus entrañas

De haber matado un poeta
nacido de sus entrañas

Un rio de sangre corre
por los contornos del mundo
y un grito surge iracundo
de todas las altas torres

no habra temporal que borra
las manos de la injusticia
que con crecida malicia
profano al negro Lumumba

Su cuerpo se halla en la tumba
y su alma clama justicia

Su cuerpo se halla en la tumba
y su alma clama justicia

Se oscurecieron los templos
las lunas y las centellas
cuando apagaron la estrella
mas clara del firmamento
callaron los instrumentos
por la muerte de Zapata
sentencia la mas ingrata
que en Mexico se contempla

Para lavar esta afrenta
no hay agua en ninguna patria

Para lavar esta afrenta
no hay agua en ninguna patria

Dejando voy peregrina
mi llanto de rosa en rosa
por Vicente Peñaloza
de la nacion argentina
banderas de popelina
pa' recoger tanta sangre
que ningun viento desgarre
porque han de seguir flameando

Pues Chile sigue llorando
a Rodriguez Recabarren

Pues Chile sigue llorando
a Rodriguez Recabarren


Run-Run Se Fue Pa'l Norte 
Violeta Parra

En un carro de olvido,
antes de aclarar,
de una estación del tiempo,
decidido a rodar.

Run-Run se fue p'al Norte,
no sé cuando vendrá
vendrá para el cumpleaños
de nuestra soledad.

A los tres días, carta
con letra coral
me dice que su viaje
se alarga más y más
se va de Antofagasta
sin dar una señal
y cuenta una aventura
que paso a deletrear
ay ay ay de mí.

Al medio de un gentío
que tuvo que afrontar
un trasbordo por culpa
del último huracán.

En un puerto quebrado,
cerca de Vallenar,
con una cruz al hombro
Run-Run debió cruzar.

Run-Run siguió su viaje
llegó al Tamarugal
sentado en una piedra
se puso a divagar
que si, que esto, que el otro,
que nunca, que además,
que la vida es mentira
que la muerte es verdad
ay ay ay de mí.

La cosa es que una alforja
se puso a trajinar
sacó papel y tinta
un recuerdo quizás.

Sin pena ni alegría
sin gloria, sin piedad,
sin rabia ni amargura,
sin hiel ni libertad.

Vacía como el hueco
del mundo terrenal
Run-Run se fue pa'l Norte
yo me quedé en el Sur
al medio hay un abismo
sin música ni luz
ay ay ay de mí.

El calendario afloja
por las ruedas del tren
los números del año
sobre el filo del riel.

Más vueltas dan los fierros,
más nubes en el mes,
más largos son los rieles
más agrios es el después.

Run-Run se fue pa'l Norte
qué le vamos a hacer
así es la vida entonces
espinas de de Israel
amor crucificado
corona del desdén
los clavos del martirio
el vinagre y la hiel
ay ay ay de mí.


Santiago, Penando Estás 
Violeta Parra

Mi pecho se halla de luto
por la muerte del amor
en los jardines cultivan
las flores de la traición
oro cobra el hortelano
que sembrando el rencor
por eso llorando estoy.

La pajarillos no cantan
no tienen donde anidar
ya les cortaron las ramas
donde solían cantar
después cortarán el troco
y pondrán en su lugar
una letrina y un bar.

El niño me causa espanto
ya no es aquel querubín
ayer jugaba a la ronda
hoy juega con un fusil
no veo la diferencia
entre niño y alguacil
soldados y polvorín.

Adónde está la alegría
del Calicanto de ayer
se dice que un presidente
lo recorría de a pié
no había ningpun abismo
entre el pueblo y su merced
el de hoy, no sé quién es.

Santiago del ochocientos
para poderte mirar
tendré que ver los apuntes
del archivo nacional
te derrumbaron el cuerpo
y tu alma salió a rodar,
Santiago pensando estás.


Se Juntan Dos Palomitos 
Violeta Parra

Se juntan dos palomitos
En el árbol del amor
Fin de la separación
Que los tenía contritos

Brillaba con sus rayitos
El sol en ése entretanto
Los dos en un solo manto
Se arrebozaron dichosos
Dice un clarín misterioso
Palomito yo te canto.

Como el clavel y la rosa
Florecen en el jardín

La dalia con el jazmín
Y la azucena olorosa
Se encuentran las mariposas
De aquellos dos sentimientos
Y anídan sus pensamentos
Al son de una melodia
Se dicen los buenos dias
En el más bello instrumento.

Lo que en la ausencia fue pena
Se convirtió en alegría
Asi pasaron seguidas
Horas de dicha serena
Bendicen la luna llena
Señora del firmamento
Dice une voz en el viento
En una lengua amorosa
Quién conservara la rosa
Que tu me diste al momento.


Después de tanta dulzura
Se oyo la antigua campana
Que anuncia alguna mañana
Del adiós su cruel premura
Como la fruta madura
Al desprenderse del alto
Se desgarraron en llanto
Los novios sin más demora
De vivir y del encanto.

Condimento de la vida
Que alimenta el corazón

Más que alegria, dolor
Que nunca cierra su herída
Tizana para bebida
Que calma por un instante
El rey de cada habitante
Desde que el mundo fue mundo
Sólo de dicha un segundo
Para los pobres amantes.

 

Según el favor del Viento 
Violeta Parra

Según el favor del viento
va navegando el leñero
atrás quedaron las rucas
para adentrarse en el puerto
corra sur o corra norte
la barquichuela gimiendo
llorando estoy
Según el favor del viento
me voy, me voy.

Del Norte viene el pellín
que colorea en cubierta
habrá de venderlo en Castro
aunque la lluvia esté abierta
o queme el sol de lo alto
como un infierno sin puertas
llorando estoy
o la mar esté revuelta
me voy, me voy.

En un rincón de la barca
está hirviendo la tetera
a un lado pelando papas
las manos de alguna isleña
Será la madre del indio
la hermana o la compañera
llorando estoy
navegan lunas enteras
me voy, me voy.

No es vida la del chilote
no tiene letra ni pleito
tamangos lleva en sus pies
milkao y ají en su cuerpo
pellín para calentarse
del frío de los gobiernos
llorando estoy
que le quebrantan los huesos
me voy, me voy.

Despierte, el hombre despierte
despierte por un momento
despierte toda la patria
antes que abran los cielos
y venga el trueno furioso
con el clarín de San Pedro
llorando estoy
y barra los ministerios
me voy, me voy.

Quisiera morir cantando
dentro de un barco leñero
y cultivar en sus aguas
un libro más justiciero
con letras de oro que digan
no hay patria para el isleño
llorando estoy
ni viento pa` su leñero
me voy, me voy.



Siqueiro Prisionero 
(1963)
(Violeta Parra - Isabel Parra)


En una jaula grande
cal y cemento
bajo siete candados
no justicieros
un pajarillo trina
su desconsuelo
cuando las aves pueden
cantarle al viento.
Mientras las demás aves
están bebiendo
el agüita que cae
del alto cielo
el prisionero bebe
duro tormento
y lágrimas salidas
de sus recuerdos.
Por eso están llorando
los elementos
las estrellas no tienen
igual destello
pálida está la luna
más que los muertos
mirando noche y día
su prisionero.
Por eso el Pan de Azúcar
sube muy terco
y el Amazonas
ruge de sentimiento
Copacabana agita
negro pañuelo
pero la ley más sorda
que el padre eterno.
Le roban a sus ojos
azul del cielo
de la selva sus verdes
le prohibieron
pero no han de quitarle
su rojo fuego
ni la blanca paloma
de sus desvelos.
Gime zamba que gimen
los brasileros
suenen tambores negros
a sangre y fuego
llore todo el que tiene
corazón tierno
que sepultado en vida
se halla Siqueiro.


Sirilla Me Piden 
Violeta Parra

Sirilla me piden
de la cual quiere si!
de la cual quiere.
Sirilla me piden
de la cual quiere si!
de la cual quiere.
Me vo´ a la amarilla
me vo´ a la verde si!
Me vo´ a la amarilla
me vo´ a la verde si!
Sirilla me piden
de la cual quiere si!
de la cual quiere.
Sirilla me piden
de la cual quiere si!
de la cual quiere.

Arriba te subes,
tanto te alejas si!
tanto te alejas.
Arriba te subes,
tanto te alejas si!
tanto te alejas.
Mira a tu pobre amante
como la dejas si!
Mira a tu pobre amante
como la dejas si!
Arriba te subes,
tanto te alejas si!
tanto te alejas.
Arriba te subes,
tanto te alejas si!
tanto te alejas.

Sirilla me piden
con esta plata si!
con esta plata.
Sirilla me piden
con esta plata si!
con esta plata.
Ay! de amores quebraos
por una ingrata si!
Ay! de amores quebraos
por una ingrata si!
Sirilla me piden
con esta plata si!
con esta plata.
Sirilla me piden
con esta plata si!
con esta plata.


Solitario Solo 
(Violeta Parra - Isabel Parra)

El sol me mezquina las horas del día
la noche me puebla todas mis orillas
así voy rodando como el ave herida,
me levanto, caigo, me . paro enseguida.
Así voy rodando como el ave herida,
el viento me enreda en sus cuerdas frías.
El viento me arrastra con fuerza maligna,
si quiere quedarse mi cuerpo allá arriba,
se llenan mis huesos de llamas altivas,
el viento me viste, me baja enseguida.
Se llenan mis huesos de llamas altivas,
el viento me cubre su larga camisa.
La luz de los montes todo me encandila,
igual que la mano de terca nodriza l
as nubes me entregan su llanto de arriba,
con la luz y el viento, me alargan la esquina.
Las nubes me entregan su llanto de arriba,
con la luz y el viento me paro enseguida.
Solitario solo como luna esquiva,
pa'escupir mis penas me falta saliva
la reseca el viento que siempre vigila,
para sepultarme en su negra brisa.
La reseca el viento que siempre vigila,
para sepultarme en frías cenizas.


Talento pa' Cantar 
(Violeta Parra)

Pa' cantar de un improviso
se requiere buen talento,
memoria y entendimiento,
fuerza de gallo castizo.
Cual vendaval de granizos
han de florear los vocablos,
que han de asombrar hasta al diablo
on muchas bellas razones
como en las conversaciones
entre San Pedro y San Pablo.
También, señores oyentes,
se necesita instrumento,
muchísimos elementos
y compañero elocuente.
Ha de ser buen contendiente,
conocedor de la historia;
quisiera tener memoria
para entablar desafío,
pero no me da el sentío
pa' finalizar con gloria.
Al hablar del instrumento
diríjome al guitarrón,
con su alambre y su bordón:
su sonoro es un portento.
Cinco ordenanzas le cuento,
tres de a cinco, dos de a tres,
el clavijero a sus pies,
la entrastadura elegante.
Cuatro diablitos cantantes
debe su caja tener.
Y pa' cantar a porfía
habrá que ser tocadora,
arrogante la cantora
para seguir melodía,
garantizar alegría
mientras dure el contrapunto,
formar un bello conjunto,
responder con gran destreza:
Yo veo que mi cabeza
no es capaz para este asunto.
Por fin, señores amables,
que me prestáis atención,
que habéis hallado razón
de hacerle quite a este sable:
más no quiero que se entable
contra mí algún comentario
: pa' cominillo e' los diarios
sobran muchos condimentos.
No ha de faltarme el momento
que aprenda la del canario.


Todo Cambia 
Julio Numhauser
Violeta Parra

Cambia lo superficial
cambia también lo profundo,
cambia el modo de pensar
cambia todo en este mundo.

Cambia el clima con los años
cambia el pastor su rebaño,
y asi como todo cambia
que yo cambie no es extraño.

Cambia el mas fino brillante
de mano en mano su brillo,
cambia el nido el pajarillo
cambia el sentir un amante.

Cambia el rumbo el caminante
aunque eso le cause daño,
y así como todo cambia
que yo cambie no es extraño.

Coro :Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia
Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia.

Cambia el sol en su carrera
cuando la noche subsiste,
cambia la planta y se viste
de verde la primavera.

Cambia el pelaje la fiera
cambia el cabello el anciano,
y así como todo cambia
que yo cambie no es extraño.

Pero no cambia mi amor
por más lejos que me encuentre,
ni el recuerdo, ni el dolor
de mi pueblo y de mi gente.

Y lo que cambió ayer
tendrá que cambiar mañana,
así como cambio yo
en esta tierra lejana.

Coro :Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia
Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia.

Pero no cambia mi amor
por más lejos que me encuentre,
ni el recuerdo, ni el dolor
de mi pueblo y de mi gente.

Y lo que cambió ayer
tendrá que cambiar mañana,
así como cambio yo
en esta tierra lejana.

Coro :Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia
Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia.


Tonada del Medio  
( Tonada )
Violeta Parra

Ya llego tu medio amante
que medio andaba perdido.
Medio te viene a buscar
porque medio te ha querido

Medio arrepentido vengo.
Te vengo a medio decir
que si medio tu me admites
medio me veras morir.

Con una media razon
te digo media verdad
y con media voluntad
te entrego mi corazon.

Cuando medio te ausentaste
medio tiempo de mi lado
tu medio muerto te fuiste
yo media muerta he quedado

Cogollo:

Viva la media campaña,
medio cogollo de trigo,
penosa medio lo paso
teniendo medios amigos

Tonada por Ponderación 
Violeta Parra

Una chacra que sembré
se dió el maíz en tal estado
que de una caña saqué
cinco puntas y un ara'o.

Dirán que es ponderación
al fin no pondero ná
que una mata de porotos
me sirvió para rama'.

Una vaca que tenía
ya cansada del buscarla
al cabo la vine a hallar
debajo de la mata echá.

Y los cape de porotos
la tenían aplastá
y los cape de porotos
la tenían aplastá.

Dirán que es ponderación
si todo no podrán creer
que un zapallo que se dió
nunca lo pude mover.

Pedí tres yuntas de bueyes
que me lo fueran a traer
pa' levantar el zapallo
cien barretas mandé a hacer.

Una sandía se dió
un caleto me medía
saque treinta tiradores
solamente de la guida.

La partí por la mitad
me sirvió para cocina
donde he recibido el agua si
cada vez que llovía.

Viva la noble compaña
cascarita de quillay
esta sí que es tierra fértil
no como otras tierras que hay.

Y así cuéntenlo por ahi
de un melón que se dió
que pare una vaca adentro
y siempre un rincón le sobró.


Tranquilo el Perro 
(1948-1950)
(Violeta Parra)

Tranquilo estaba mi perro
la casa cuidandomé
cuando lleguó la perrera
al perro llevaronmé
al quedar la casa sola
ladrones entraronsé
se llevaron a mi suegra
gran favor hicieronmé.
Dónde está el perro guau guau
yo no soy perro guau guau
tranquilo el perro
perro perro guau guau.


Une Chilienne à Paris  
(Violeta Parra)

J'ai amené les tableaux
dans cette belle vine de Paris
avec une grande tristesse
pour mon Chili.
Tous mes amis sont venus
jusqu'au port m'accompagner
chacun dans ses mains
portait les affaires que j'avais.
Et quand nous sommes arrivés
sur l'eau dansait le navire
quand on en vint un mouchoir blanc
je me suis mise à sourire.
Enfin je suis à Paris
je marche au bord de la Seine
et sur le pont du Louvre
mon coeur pleure.
Je me retrouve dans un bureau
en face de la secretaire,
j'entends un bruit de sonnette
qui m'appelle.
Puis, que vois-je devant moi
le capitain du musée
Mon Dieu, qu'il était gentil
Monsieur Faré.
N'est-ce pas Ivonne?
Una chilena en París
Traje los cuadros
a la bella ciudad de París
con profunda tristeza
por mi Chile
Todos mis amigos vinieron
al puerto para acompañarme
cada uno llevaba en sus manos
todas mis cosas.
Y cuando llegamos
sobre el agua danzaba la nave
y cuando apareció un pañuelo blanco
yo sonreí.
Al fin estoy en París
camino cerca del Sena
y sobre el puente del Louvre
mi corazón llora.
Estoy ya en la oficina
cara a cara con la secretaria
cuando escucho un timbre
que me llama.
En seguida vi delante de mí
al capitán del museo
era muy gentil
el señor Faré
¿No es cierto lvonne?


Una Copla Me Ha Cantado 
Violeta Parra

Una copla me ha cantando
la prenda que quiero yo
con esa copla a cuchillo
me ha desangrado la voz
me ha desangrado la voz.

Pensará que yo no entiendo
lo que en su copla cantó
desde su primera nota
se me acostó la razón
se me acostó la razón.

Yo le pedí un vaso de agua
no niego que me la dió
pero como se da al perro
el resto que le sobró
el resto que le sobró.

Mil veces me ha repetido
la copla como un reloj
cuando con una bastaba
pa´ silenciarme la voz
pa´ silenciarme la voz.

Cuá será, dirán ustedes
la copla que me cantó
es igual que el estampido
que mata sin son ni ton
que mata sin son ni ton.


Una Naranja Me Dieron 
( Por los numeros )
Violeta Parra

Una naranja me dieron,
a mi dos me la quitaron,
entre tres la arrebataron,
cuatro por mi se opusieron,
cinco la vida rindieron,
seis por defender por ti,
siete veces conoci
que ocho desprecios me hicieron
nueve lazos me tendieron
diez años te he de querer.

Una flor te regale,
dos por tenerte segura,
tres por gozar tu hermosura,
cuatro por tenerte fiel,
cinco veces fue la miel
de seis que te vine a ver,
siete son grandes placer
ocho besos que te di,
nueve cartas te escribi,
diez años te he de querer.

De una linda maravilla
dos claveles se enamoran,
tres flores del huerto lloran
cuatro flores de Castilla,
cinco lirios me encuadrillan
seis porque entregue esa flor,
siete estan a mi favor,
ocho tengo a mi parte,
nueve veces por amarte
diez hortelanos de amor.

Uno de mi estimacion
dos me lo quieren quitar,
tres salieron a pelear,